Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

miércoles, 29 de marzo de 2017

Afirma Timoleón Jiménez que guerrilla colombiana persistirá en defensa del proceso pacificador



timoleonEl líder de las FARC-EP, Timoleón Jiménez, afirmó hoy que esa guerrilla colombiana persistirá en la defensa del proceso pacificador pese a cualquier contratiempo y aseguró que junto al Gobierno impulsará la implementación del pacto de noviembre.
Las imágenes de los guerrilleros en marcha hacia las zonas y puntos transitorios (26 en total) demostraron nuestro compromiso irreversible de construir la paz y la reciente reunión celebrada en Cartagena de Indias con funcionarios gubernamentales permitirá agilizar lo consensuado a finales de 2016, expresó el dirigente insurgente en declaraciones a WRadio.
Jiménez comentó que tal encuentro al que asistió también el presidente Juan Manuel Santos fue convocado en un momento oportuno para identificar las dificultades del llamado período de postconflicto o posacuerdo, y proponer soluciones.
Tal cita nos inyectó mucho más optimismo, allí hicimos un análisis sobre todos los problemas y trazamos estrategias para resolvernos, amplió.
El jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) reiteró que ese movimiento ha cumplido con lo previsto en el Acuerdo Final suscrito el 24 de noviembre no obstante inconvenientes como las demoras del Ejecutivo en la habilitación de los campamentos temporales para los antiguos combatientes.
En cuanto al procedimiento de desarme (deberá terminar a finales de mayo) Jiménez manifestó que Naciones Unidas está registrando la totalidad de las armas en poder de esa guerrilla, la mayor del país, y negó que existan caletas (depósitos) con algún tipo de armamento en territorio venezolano.
No tenemos allí operaciones, ni caletas con armas, tampoco zonas de entrenamiento, enfatizó.
En la entrevista concedida esta mañana a la emisora WRadio el comandante de las FARC-EP adelantó que están desarrollando un proceso de diálogo, de acercamiento, con los llamados grupos de disidentes, ayudados por intermediarios.
Finalmente insistió nuevamente en la necesidad de un Gobierno de transición comprometido con el proceso de paz, a partir de 2018 cuando concluirá el mandato de Santos, en la importancia de elegir una administración que garantice la implementación de todo lo consensuado para terminar el conflicto y construir un escenario de distensión sobre bases sólidas.
(Con información de Prensa Latina)

MINREX: La OEA, su Secretario General y su dueño, no podrán con la Revolución Bolivariana y chavista


declaracion_minrex_0_0

La sala Simón Bolívar que, para escarnio del Libertador, ocupa el Consejo Permanente de la decadente y vergonzosa Organización de Estados Americanos (OEA) fue testigo este 28 de marzo del combate de sus descendientes —hijos del líder bolivariano Hugo Chávez—, en defensa de la soberanía, la independencia, la autodeterminación y la dignidad de Venezuela y de toda Nuestra América.
La batalla librada fue por principios, en contra de las intenciones imperiales y oligárquicas de truncar el derecho de los pueblos y los Estados a emanciparse, ejercer su soberanía y darse el sistema político, económico, social y cultural que libremente elijan.
La OEA que enfrentó a Venezuela es la misma que endosó agresiones e intervenciones militares; es la que ha guardado cómplice silencio ante graves violaciones democráticas y de derechos humanos en todo el hemisferio, que incluyen, entre otras, golpes de Estado, desapariciones de personas, detenciones arbitrarias, torturas y asesinatos de estudiantes, periodistas y líderes sociales; desplazamientos forzados causados por la pobreza y la violencia; muros, deportaciones, comercio desigual, contaminación medioambiental, narcotráfico y agresiones culturales.
Es evidente la coincidencia entre la actual agitación de la OEA y aquel 1962, cuando la conjura era contra Cuba. El Ministerio de Colonias vuelve a cometer hoy los mismos errores: nuevamente funcionaron las intensas presiones y chantajes de EE.UU. sobre un grupo de países, incluyendo los más pequeños y vulnerables; y otra vez se produjo la actitud sumisa de aquellos que prefieren hincarse y someterse, a enfrentar al gigante de las siete leguas.
El papel de verdugo correspondió a un senador y aspirante perdedor al trono del imperio, en las últimas elecciones presidenciales, y quedará para la historia como evidencia de la necesidad de cambiar la relación enfermiza entre esa América y la nuestra.
Se confirma la certeza de que la proclama de la América Latina y el Caribe como Zona de Paz adoptada por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños refleja los principios para tratarnos con respeto y fraternidad entre nosotros, y a la vez el reclamo como países independientes de ser tratados como iguales.
La OEA demostró una vez más su incapacidad para frenar la execrable e histérica postura de su Secretario General, al servicio de los centros de poder y en franca violación de la letra y el espíritu de la propia Carta de esa lamentable organización. Con suficiente elocuencia, quedó demostrado cómo el Consejo Permanente intervino en asuntos de la jurisdicción interna de uno de sus Estados miembros, en flagrante quebrantamiento del artículo 1 de la Carta fundacional.
Sin embargo, no logró imponerse al Consejo Permanente una decisión en contra de Venezuela, ni darle continuidad a los intentos de aplicar la Carta Democrática Interamericana a ese país, con la finalidad de su suspensión, ni aprobar ningún informe u hoja de ruta mal intencionados e injerencistas.
Se demostró que Venezuela no está sola. Es motivo de orgullo la valiente defensa de quienes colocaron en alto la dignidad latinoamericana y caribeña, y se pusieron del lado de la verdad, la razón y la justicia. La OEA, su Secretario General y su dueño, no podrán con la Revolución Bolivariana y chavista que dirige el indoblegable presidente Nicolás Maduro Moros, ni con la unión cívico militar de su pueblo que él encabeza.
Mientras la ignominia y la vergüenza se retorcían en Washington, en Caracas, ese pueblo bravo, cuyos derechos humanos y libertades democráticas fueron enaltecidos por la Revolución, respaldaba a su gobierno y celebraba en las calles la victoria de la moral y de las ideas bolivarianas.
La Habana, 28 de marzo de 2017

La intervención norteamericana en Bolivia


Hace 50 años

Al conocer los norteamericanos la presencia guerrillera en Bolivia, enviaron armas, vituallas, asesores y agentes de la CIA. El teniente coronel Redmond E. Weber, oficial que comandaba el VIII grupo de las fuerzas especiales de los Estados Unidos, llegó a la ciudad de Santa Cruz de la Sierra el 27 de marzo de 1967, acompañado del mayor Ralph W. Shelton.
Un día después un avión norteamericano aterrizó en esa ciudad con 15 instructores, expertos en la lucha anti guerrillera en Vietnam. El 28 de marzo, el Che escribió en su Diario que “Las radios siguen saturadas de noticias sobre las guerrillas. Estamos rodeados por 2 000 hombres en un radio de 120 kilómetros, y se estrecha el cerco, complementado por bombardeos con napalm [...]”.
El comandante de la Fuerza Aérea de Bolivia, Jorge Belmonte, declaró que “aviones AT-6 de la fuerza aérea habían comenzado a usar NAPALM”, con el fin de obtener los mismos excelentes resultados que la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en Vietnam.
El 30 de marzo varios aviones Mustang intensificaron el bombardeo que, desde el día 24, venían llevando a cabo por toda la zona donde operaba la guerrilla. Las declaraciones de Barrientos y la solicitud de ayuda a los países vecinos provocaron una diversidad de comentarios.
El matutino chileno El Mercurio, del 2 de abril, transcribió en detalles las declaraciones del doctor Víctor Paz Estenssoro, ex presidente boliviano que se encontraba exiliado en Lima:
“[...] no se justifica la alharaca internacional que se está haciendo, ni menos el vergonzoso pedido de ayuda militar. Lo que en realidad ocurre es que, en mi país, existe un estado de creciente descontento. [...]
"La incapacidad del régimen para solucionar los más apremiantes problemas, la persecución constante a los partidos de oposición, el sistema de trabajo forzado, las periódicas masacres, la entrega de las riquezas nacionales y el sostenido encarecimiento del costo de vida, han creado un estado de latente insurrección”.
El día 4 de abril ya se encontraban en Bolivia las misiones militares que, con carácter de “Observadores”, enviaron los gobiernos de Argentina, Brasil y Paraguay.
Ese día el periodista argentino Héctor Ricardo García, corresponsal del semanario Crónica de su país, reportó que el sábado 1ro. de abril un gigantesco avión carguero de los Estados Unidos, un C-130, procedente de Panamá, aterrizó en el aeropuerto militar de Santa Cruz, con pertrechos militares y comestibles, destinados a los efectivos que participaban en las acciones antiguerrilleras. Añadió que se inició su traslado hacia Camiri, a través de un puente aéreo formado por aviones DC-3.
Añadió que horas después, arribó un DC-6 de la Fuerza Aérea Argentina, transportando armas y otros pertrechos. Este vuelo iniciaba un puente aéreo entre el aeropuerto El Palomar, en Buenos Aires, y Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia y que viajaron los mayores De Lió y Lauría, y desde La Paz, los agregados militares y de aeronáutica argentinos en Bolivia, coronel Saúl García Truñón y el comodoro Raúl Lartigue, con el fin de coordinar la ayuda. Mientras, los servicios secretos norteamericanos enviaron a varios de sus agentes a Bolivia.
El 10 de abril ocurrieron dos nuevos combates. El primero a las diez y veinte de la mañana y el segundo a las 17:00 horas, ambos con resultados negativos para el Ejército.
Los guerrilleros sufrieron su primera baja, Jesús Suárez Gayo, (El Rubio). El ejército tuvo 7 muertos, 6 heridos y 13 prisioneros, entre ellos, el jefe de la columna, Mayor Rubén Sánchez Valdivia, a quien entrevistamos en la ciudad de Cochabamba en 1984 y que publicaremos en el próximo trabajo.
El gobierno boliviano, prohibió la circulación de todos los periódicos de izquierda y censuró a las emisoras radiales, mientras los norteamericanos intensificaron su presencia.
Llegando 5 expertos militares del comando norteamericano de la zona del Canal de Panamá, para establecer una escuela de entrenamiento en guerra selvática y actividades antiguerrilleras. Procedente del Canal de Panamá, aterrizaron 2 aviones con abastecimiento y armas. En uno de ellos regresó Milton Buls para organizar una oficina de coordinación y asesoramiento. Un despacho de prensa daba como alrededor de 100 los militares norteamericanos que estaban en Santa Cruz y en las zonas de operaciones.
Mientras el 16 de abril, en las primeras horas de la tarde, los guerrilleros salieron hacia el camino Camiri-Sucre, con el propósito de sacar al francés Regis Debray y al argentino Ciro Roberto Bustos.
Los Estados Unidos continuaban su inmediata ayuda: un avión Hércules C-130 de las fuerzas armadas estadounidenses, atiborrado de armamentos, equipos, víveres y toda clase de implementos militares, aterrizó en Santa Cruz, en vuelo directo desde Panamá.
El enviado especial del periódico La Razón, de Buenos Aires, notificó que tuvo oportunidad de observar, tanto en Santa Cruz como en Camiri y Lagunillas, la presencia de expertos norteamericanos fogueados en las acciones de Vietnam que formaban un grupo especialmente seleccionado de consejeros militares, con la misión de asesorar a los jefes locales de las fuerzas armadas bolivianas.
Los informes de los servicios de Inteligencia bolivianos reconocieron las debilidades de su ejército, tanto en el terreno de operaciones como en la dirección de estas.
Señalaron que la moral de las tropas estaba por el suelo y los comentarios de los oficiales, clases y soldados, ex prisioneros de los guerrilleros, trasmitieron el desánimo, la sensación de derrota e impotencia, lo que creó un estado de psicosis generalizada de temor.
Añadieron que aniquilar a los guerrilleros no resultaría fácil, porque era una organización con disciplina y experiencias en el combate, que podían recibir apoyo interno de los intelectuales, los llamados movimientistas, (miembros del Partido del Movimiento Nacionalista Revolucionario), que se encontraban en la oposición, los maestros, los campesinos, los estudiantes y los mineros, sectores donde la efervescencia revolucionaria era evidente.
En los informes se desconfiaba de los militares con ética profesional que cuestionaron la activa participación de los norteamericanos, por considerarla un descrédito que afectaba la dignidad de la institución militar.
La confusión y el temor embargaban al dictador René Barrientos y a sus adeptos más cercanos. Douglas Henderson, embajador de los Estados Unidos en La Paz, confirmó, personalmente, al presidente Lyndon B. Johnson, que se habían establecido “guerrilleros comunistas en las selvas bolivianas”. Sus preocupaciones fueron atendidas seriamente.  

Primarias en Honduras


Informe pos-electoral
Celag

El pasado domingo 12 de marzo se realizaron las elecciones primarias en Honduras, en las que el Partido Nacional-PN, el Partido Liberal-PL y el Partido Libertad y Refundación-Libre decidieron las y los candidatos que disputarán la presidencia, las alcaldías y el congreso nacional. Este proceso resultó ser una primera encuesta en la cual se marcaron las tendencias de cara a los comicios del 26 de noviembre de 2017, aunque las fallas en el conteo y las denuncias de fraude afectan la transparencia de los resultados. Aunque falten las definiciones de otros importantes partidos como el Anticorrupción-PAC y la Democracia Cristiana, los cuales no realizan consultas internas para elegir sus candidaturas, comenzó a decantar la configuración de los principales actores que participarán en los comicios del mes de noviembre. Se espera que con los resultados cuantitativos de las primarias y las candidaturas elegidas, empiece el diálogo y la concreción de coaliciones electorales, en especial de los sectores opositores, que de acuerdo a los resultados no suman los votos suficientes para derrotar al actual presidente y candidato a reelección por el conservador Partido Nacional, Juan Orlando Hernández.
Los resultados
Dos semanas después de las elecciones aún no se conocen los resultados definitivos. El boletín oficial final recién se emitirá a mediados de abril. Debido al precario y anticuado mecanismo de conteo existen resultados parciales que los medios de comunicación conocen a través de informes verbales del Tribunal Supremo Electoral [1]. Según dichos, informes y tendencias, en los comicios participaron cerca de 2,5 millones de votantes de los 5,84 millones habilitados para votar.
Se estima que la abstención se ubicó en torno al 56%, una muestra más de la fragilidad democrática que vive el país centroamericano [2]. Por el carácter no definitivo de las elecciones, las tres formaciones políticas participantes no abordaron los debates centrales del país, como los problemas de la economía, los derechos humanos, la seguridad y el bienestar social. Tampoco se realizó un debate sobre la actual gestión de gobierno. En estas circunstancias, los resultados sirven para medir algunas tendencias, aunque no definen el escenario de noviembre.
Tendencias camino a las presidenciales
No hubo sorpresas en la definición de las candidaturas: Juan Orlando Hernández, actual presidente, fue confirmado como candidato del conservador Partido Nacional, en medio de la polémica por transgredir la Constitución en beneficio propio y por aspirar a la reelección en contra de los postulados constitucionales que la prohíben. Luis Zelaya fue elegido para representar al Partido Liberal y Xiomara Castro al Partido Libre. Según se conoce, faltan procesar 2029 mesas electorales receptoras, 519 del Partido Liberal, 263 del Partido Nacional y 1247 del Partido Libre. Sin embargo, la tendencia en la elección de candidatos presidenciales es irreversible [3]. Para el caso de las primarias de diputados nacionales, alcaldes municipales y diputados regionales la competencia es más cerrada y las impugnaciones por fraude en las actas de más de 2 mil mesas, obligan a esperar los resultados finales.
El mecanismo electoral consistió en urnas separadas por cada partido, con testigos de mesa y jurados compuestos por militantes de los propios partidos. En razón de esa estructura se muestran los resultados de cada uno de los partidos.
Resultado de las internas presidenciales del Partido Nacional
En el partido de gobierno no hubo mucha competencia: la diferencia de votos entre los dos candidatos es abrumadora: el 92,52% de los votos válidos para este partido apoyaron al actual presidente. Los últimos datos suministrados por el Tribunal Supremo Electoral están distribuidos de la siguiente manera [4]:

De los votos válidos:

Resultados de las internas presidenciales Partido Liberal
En esta formación política la competencia fue mayor, aunque el político Luis Zelaya se impuso con más de 20 puntos porcentuales de los votos válidos sobre Gabriela Núñez. Los resultados ubican al Partido Liberal como la segunda fuerza política del país, reinstalando la tendencia a la polarización bipartidista con el Partido Nacional y poniendo en aprietos a la coalición de partidos opositores, encabezada por el Partido Libre y el Partido Anticorrupción. En relación con las elecciones primarias del 2012, los liberales recibieron 39 mil votos menos, lo que refleja una votación estática, tendencia que les impide pensar en ganar las elecciones generales sin alianzas. Los datos suministrados por el TSE son los siguientes [5]:

De los votos válidos:

Partido Refundación y Libertad – Libre
El partido del expresidente derrocado Manuel Zelaya, referente de la oposición hondureña, mostró un retroceso electoral respecto de las primarias realizadas en noviembre de 2012. Aun cuando falta por escrutar el 18.76 % de las mesas, ha perdido cerca de 150 mil votos, situación que lo pone en desventaja respecto de sus aliados Partido Anticorrupción y el Partido Innovación y Unidad (Pinu). Estos partidos deben ratificar su alianza y definir el candidato unitario para participar en las elecciones generales de noviembre. Los resultados entregados por el Tribunal Supremo Electoral son:

De los votos válidos:

Resultados principales ciudades
En las ciudades más pobladas de Honduras, el Partido Nacional decidió buscar la reelección de los actuales mandatarios [6]: en Tegucigalpa el candidato oficialista será Nasry Tito Asfura, apoyado por las tendencias internas del Partido Nacional y del propio presidente Juan Orlando Hernández. Asfura competirá por la alcaldía de la capital hondureña contra Osman Danilo Aguilar Ponce, ganador de la interna del Partido Liberal y contra Jorge Alejandro Aldana Bardales del Partido Libre.
En la populosa ciudad de San Pedro Sula, capital económica e industrial de Honduras, aspira a la reelección Armando Calidonio Alvarado, proveniente de familia de militares y amigo cercano del actual presidente hondureño. Por el Partido Liberal competirá el exministro de Gobierno de Manuel Zelaya, Marlon Guillermo Lara Orellana, quien continuó su militancia liberal después del golpe del 2009, y José Antonio Rivera Matute por el Partido Libre.
En Comayagua, uno de los principales valles agrícolas del país y paso obligado entre Tegucigalpa y San Pedro Sula, aspirará a la reelección Carlos Miranda Canales por el Liberalismo, muy cercano al equipo de Gabriela Núñez –quien compitió contra Luis Zelaya en las internas presidenciales-. También participarán Jesús Martínez Vijil del Partido Nacional y Jesús Porfirio Boquín Madrid del Partido Libre.
Algunas conclusiones de estas elecciones primarias
Pasadas las elecciones y sin conocer los resultados definitivos, se han denunciado episodios de fraudes desde todas las formaciones políticas, especialmente en contra del Partido Nacional, acusado de utilizar los recursos del Estado. Y en algunos casos, como el del Partido Libre, candidatos perdedores en las internas han presentado acusaciones de fraude [7].
Las deficiencias en la logística, la presencia intimidatoria de las fuerzas militares y las prácticas clientelistas fueron factor común en las elecciones. El presidente Juan Hernández ante el tamaño del debate por las acusaciones de fraude, ha propuesto que se revise el escrutinio vigilado por “actores independientes” de los partidos [8]. Una propuesta que suena demagógica y con pocas posibilidades reales de concretarse post-elecciones.
De otro lado, los resultados obligan a las fuerzas opositoras a realizar alianzas de cara a las elecciones generales: se espera que la coalición conformada por el Partido Libre, el Partido Anticorrupción y el Partido de Innovación y Unidad concreten una candidatura unitaria. La fecha límite para definir las alianzas será el próximo 25 de mayo. Algunos rumores señalan que el candidato de este grupo opositor será el cronista deportivo y presentador de televisión, Salvador Nasralla [9].
El Partido Liberal no se ha pronunciado sobre las posibilidades de alianzas con otras formaciones políticas, aunque la tendencia interna contraria al Partido Libre hace pensar que las conversaciones serán con el Partido Anticorrupción y otros pequeños partidos. El Partido Nacional con la maquinaria electoral y con un abultado resultado en estas elecciones primarias no tiene ningún apuro para realizar alianzas, y seguro espera recibir los apoyos de otros partidos de derechas como la Democracia Cristiana.
Los resultados no son alentadores para pensar en un cambio de gobierno en Honduras, aunque la crisis económica y las violaciones sistemáticas a los derechos humanos pueden entrar en el debate electoral y socavar la maquinaria electoral gubernamental y la fidelidad tradicional del electorado del Partido Nacional. La oposición tendrá que innovar y renovar su oferta para desequilibrar las elecciones de cara al futuro de este golpeado país centroamericano.
Notas
[1] http://www.elheraldo.hn/eleccioneshonduras2017/1055201-508/tse-har%C3%A1-declaratoria-antes-de-semana-santa
[2] http://www.elheraldo.hn/eleccioneshonduras2017/1055204-508/honduras-vivi%C3%B3-proceso-electores-con-mayor-afluencia-en-la-historia
[3] http://www.elheraldo.hn/eleccioneshonduras2017/1055204-508/honduras-vivi%C3%B3-proceso-electores-con-mayor-afluencia-en-la-historia
[4] http://www.elheraldo.hn/eleccioneshonduras2017/1054290-508/participaci%C3%B3n-en-los-tres-partidos-se-acerca-a-los-25-millones-de
[5] http://www.elheraldo.hn/eleccioneshonduras2017/1054844-508/honduras-conteo-paraliza-el-sistema-del-tribunal-supremo-electoral
[6] http://www.elheraldo.hn/eleccioneshonduras2017/1052665-508/actuales-alcaldes-lideran-resultados-en-elecciones-primarias-2017
[7] http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/03/15/honduras-el-partido-libre-en-un-callejon-sin-salida-acusado-de-fraude-e-inflar-las-urnas/
[8] http://www.elheraldo.hn/eleccioneshonduras2017/1055586-508/hern%C3%A1ndez-propone-que-se-haga-escrutinio-p%C3%BAblico
[9] http://www.elheraldo.hn/pais/1054537-466/honduras-cuatro-escenarios-se-tejen-alrededor-de-las-alianzas-pol%C3%ADticas-para-las
Artículo publicado en: http://www.celag.org/informe-pos-electoral-primarias-en-honduras/

Macri: negacionismo y neoterrorismo de Estado


José Steinsleger /II
La Jornada 
Luego del segundo recreo, las autoridades del colegio dispusieron que nos fuéramos a casa. Pocas horas después, a las 12:40 pm del 16 de junio de 1955, empezó el bombardeo aéreo en Plaza de Mayo. Desde la azotea del edificio donde vivía, divisé el espectáculo con mi familia y vecinos, pasándonos el único prismático disponible.
El vecino del 1°D descorchó una botella de vino, otro arrimó carbón para los choricitos y las señoras se pusieron a freír empanadas. El odioso del 4°B y el presumido del 5°A, que no podían verse, se confundieron en democrático abrazo: ¡Viva la Patria, carajo! Y cuando un boletín oficial comunicó que las clases quedaban suspendidas en todo el territorio nacional, salté con alegría y corrí al conventillo (vecindad) de Enzo. Donde para mi sorpresa, el aire se cortaba con cuchillo.
Para el capitán de fragata Jorge Alfredo Bassi, los deseos se habían hecho realidad. Al escritor Isidoro Ruiz, confesó que tanto le había impactado el relato del piloto japonés Mitsuo Fuchida (líder de la primera ola de ataques sobre Pearl Harbor) que lo hizo imaginar la Casa Rosada ardiendo como aquella base estadunidense en el Pacífico.
Desafortunadamente, en la Plaza de Mayo y calles aledañas, en lugar de buques de guerra o portaviones, sólo circulaban transeúntes en un día laborable y rutinario más. Así es que libertadores de la Armada como Bassi, se conformaron con abrir fuego sobre un autobús escolar lleno de niños que quedó carbonizado, y contra 308 civiles despedazados por la metralla aérea.
Las clases se reanudaron y mi compañero Bruno apareció con una cinta negra y gruesa, cosida en la manga del guardapolvo blanco. Por primera vez, oí a un niño de mi edad decir algo que me parecía inconcebible: mi papá murió en el bombardeo. Ya no entendía nada de nada, y menos cuando el maestro nos explicó que el papá había muerto en defensa de los trabajadores.
Tres meses después, Perón fue derrocado. Los vecinos redoblaron su alegría, y los del conventillo su tristeza. Socialistas y conservadores, radicales y comunistas, intelectuales progre y liberales, celebraron el golpe cívico-militar-eclesiástico. Y mis amiguitos me emplazaron a elegir entre ellos y Enzo, a quien civilizadamente calificaban de negro y peronista.
Dado que el entorno familiar se decía democrático y liberal, me tomó años entender que el cuadro referido, daba cuenta de una larvada realidad social. La historia venía de lejos. Pero 1955 actualizó el acta de nacimiento de las oligarquías, para dar paso a una violencia racial y clasista, metódicamente cultivada por sus pontífices culturales, que a partir del 24 de marzo de 1976 alcanzó cotas sublimes de abyección y degradación.
Toda memoria es selectiva. No obstante, no hay memoria neutral, o sin conciencia que explique sus contenidos. Por esto, a 62 y 41 años de los hechos referidos, sólo puedo valorar con emoción la conciencia renovada de millones de jóvenes que en las calles de Buenos Aires y otras ciudades del país, se movilizaron para conmemorar el 24 de marzo, Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia.
Un día que para las autoridades del gobierno de Mauricio Macri (hijos y nietos de los genocidas de 1955 y 1976), fue aprovechado para denostar una vez más a los gobiernos de Néstor y Cristina Fernández de Kirchner, que a juicio de ellos habrían politizado la causa de los derechos humanos.
Por ejemplo, el ministro de Cultura, Pablo Avelluto, dijo: Hoy tenemos otra otra agenda, con los derechos humanos de los vivos. Pero en sus tuits, el apolítico ex gerente de la editorial Random House Mondadori, aseguraba que su golpe de Estado favorito había sido el de 1955. Y el célebre periodista mercenario de Clarín Jorge Lanata, exhumó un lamentable texto del filósofo búlgaro Tzvetan Todorov (1939-2017), para retomar la infame teoría de los dos demonios.
En el diario español El País (Un viaje a Argentina, 7/12/10), Todorov comparó a las organizaciones guerrilleras de los años 70, con… el genocidio de Camboya (sic). Emulando al genial Rudyard Kipling y aquellos escritores colonialistas del siglo XIX, el galardonado Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales (2008) aseguró que, a pesar de visitar por primera vez Argentina y haber permanecido una semana en Buenos Aires, vio cosas que a “…los habitantes del lugar se les escapan”.
Así pues, Todorov leyó que en el Catálogo Institucional de la Memoria se dice: Indudablemente, hoy la Argentina es un país ejemplar en relación con la búsqueda de la Memoria, Verdad y Justicia. Estimación que el laureado búlgaro comentó muy comedidamente: Pese a la emoción experimentada ante las huellas de la violencia pasada, no consigo suscribir esta afirmación.
Todorov añade que en ninguno de los lugares de la Memoria visitados observó “…el menor signo que remitiese al contexto en el cual, en 1976, se instauró la dictadura, ni a lo que la precedió y la siguió…”. Su conclusión, las causas nobles no disculpan los actos innobles, cayó de perillas entre los ilustrados y cínicos exégetas del terrorismo del Estado, que en 2015, así como en 1955 y 1976, volvieron al poder. Aunque esta vez, democráticamente.

Trump: una transición peligrosa



Ana María Aragonés
Algunos autores han comparado la depresión de los años 30 con la actual, y si bien se plantean diversas visiones sobre las causas entre una y otra, sobre todo en cuestiones financieras, desigualdad económica, incremento extraordinario de la deuda pública y privada, con pesos diferentes como disparadores de la crisis, lo que merece la pena rescatar son las estrategias que se pusieron en marcha para enfrentar tan grave conflicto. Llama la atención que hay fenómenos que parecen repetirse, por lo que quizá deberíamos aceptar la propuesta, supuestamente de Hegel, en el sentido de que la historia se repite, aunque Marx le añadió una vez como tragedia y otra como farsa, según señalan algunos autores.
La crisis de los años 30 desató un fervor nacionalista con su derivación el proteccionismo comercial. Y si bien algunos países fueron más moderados, otros, como Japón, Alemania e Italia, curiosamente, se orientaron hacia un proteccionismo radical, regulando estrechamente su comercio. Algunas naciones se daban cuenta del peligro que el proteccionismo suponía para la economía al señalar que al final, todos tenían la posibilidad de subir los aranceles, con lo cual, ninguno se beneficiaba. Ante esto, buscaron firmar ciertos acuerdos regionales, como la Convención de Oslo (1930), los Acuerdos de Ottawa (1932), ninguno tuvo éxito. Pero algunos seguían convencidos de los problemas en caso de continuar con el nacionalismo, por lo que convocaron a una Conferencia en Londres (1933), la que tampoco logró que se estableciera la reducción de aranceles.
El nacionalismo suponía una suerte de autarquía, los flujos comerciales prácticamente se derrumbaron, y por supuesto los movimientos migratorios también se vieron afectados, fortaleciéndose el fascismo que se convirtió en un movimiento prácticamente mundial. Los países receptores de inmigrantes echarían a andar el mecanismo de la repatriación involuntaria de los mismos, que, acompañado de una política xenófoba y racista, destacaba a los extranjeros como los responsables de los graves trastornos económicos. Con ello se lograba desviar la atención de los problemas generados por la difícil situación económica hacia un elemento externo y fácilmente detectable, los trabajadores migrantes. Sin embargo, quedaba claro que las estrategias propuestas agravaron los niveles de vida de millones de personas con un desempleo impresionante, condiciones que se enfrentarían con la economía de guerra y su más grave corolario: la Segunda Guerra Mundial.
Las condiciones en que se produce la crisis 2007-2008 son parecidas a las descritas precedentemente, agotamiento de la política neoliberal, modelo enmarcado en un proceso de flagrante desigualdad económica y social, desempleo, crecimiento insuficiente, pobreza en aumento, mientras la riqueza se concentra en una minoría. Y parecen repetirse las propuestas económicas rubricadas por Donald Trump, xenófobas, racistas y nacionalistas. Nacionalismo que está adquiriendo también tintes mundiales, pues otros países empiezan a buscar paralelismos con Estados Unidos, Holanda, Francia, Alemania. Partidos de ultraderecha que habían tenido poco peso político en las últimas elecciones, pero que ahora pretenden recuperar terreno, llaman la atención en Suecia y Dinamarca, por ejemplo. El discurso de Trump de Estados Unidos primero es retomado por la derecha radical europea bajo el lema una nueva Europa, contra la política de refugiados, de inmigrantes, con tonos xenófobos y euroescépticos. Nuevamente los trabajadores migrantes considerados culpables de los males del sistema.
Ante este panorama ominoso, Trump plantea un incremento a las fuerzas armadas de 54 mil millones de dólares, que de ser aprobado en el Congreso supondrá tener bajo su mando al ejército más bien pertrechado del mundo y, ¿para qué? Donald Trump con su estilo alejado de la diplomacia, y más bien de confrontación clara, no es lo mejor en momentos como el actual, en los que el mundo muestra una enorme inestabilidad con focos rojos por todos los continentes.
Si bien, como señala Pascal Vollenweider, los líderes de la extrema derecha moderna esconden las mismas y viejas ideas fascistas, esperemos que la necesaria transición hacia un nuevo orden global, no requiera una guerra mundial para hacerse real.

El hoy de nuestra América Latina. . . .29-03-2017









LA PRENSA LATINA

Moscú, 29 mar (PL) El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, mostró hoy la disposición de su país a retomar la colaboración con Estados Unidos sobre Siria, tanto a como esté dispuesto a llegar ese país norteño.
San Juan, 29 mar (PL) El Partido Comunista de Puerto Rico (PCPR) instó hoy a los trabajadores a luchar contra la junta de control fiscal, como solicitaron los estudiantes en huelga de la Universidad de Puerto Rico (UPR).
Río de Janeiro, 29 mar (PL) El presidente de la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro, Jorge Picciani, fue conducido hoy por la fuerza a declarar ante la Policía Federal (PF), que investiga la desviación de fondos en contratos entre organismos públicos y empresas privadas.
México, 29 mar (PL) El gobierno mexicano envió ayuda humanitaria a Perú, en apoyo a los damnificados por inundaciones y deslaves en el país sudamericano, se conoció hoy.
Naciones Unidas, 29 mar (PL) El secretario general de la ONU, António Guterres, anunció hoy la designación del estadounidense David Beasley como nuevo director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y de la japonesa Izumi Nakamitsu como su representante para el desarme.
Ottawa, 29 mar (PL) Un exembajador canadiense considera que el gobierno del primer ministro Justin Trudeau asume hoy un liderazgo irresponsable al ausentarse de la reunión de Naciones Unidas donde se negocia un tratado internacional para la prohibición de las armas nucleares.
Santiago de Chile, 29 mar (PL) El Gobierno de Chile expresó hoy sus más sentidas condolencias por la trágica muerte de Zaida Catalán, funcionaria de Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (RDC).
Tokio, 29 mar (PL) El ministro de Medioambiente de Japón, Koichi Yamamoto, aseguró hoy que el país no cambiará el papel desempeñado en la lucha contra el cambio climático, pese a la orden ejecutiva firmada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.
Pyongyang, 29 mar (PL) La República Popular Democrática de Corea (RPDC) se defendió hoy de lo que consideró una campaña de difamación llevada a cabo por Estados Unidos y sus aliados, al calificarse como ''fidedigna defensora de la paz''.


LA RADIO DEL SUR



REBELION 
Miércoles, 29 de marzo de 2017
México
La maquina de guerra alemana opera en México
Hannah Fröhlich

América Latina y Caribe
Informe pos-electoral
Primarias en Honduras
Javier Calderón Castillo

Feminismos
Mujer & Lucha y clase obrera
Las periferias del sindicalismo
Pedro Luna

Palestina y Oriente Próximo
La detención y el interrogatorio del cofundador del movimiento BDS Omar Barghouti es otro paso de Israel en la guerra contra el movimiento
Sheren Khalel

Ecuador
Embarrar la cancha
Alejandro Fierro y Gisela Brito

Colombia
Lo fallido no es la sociedad sino el Estado
Manuel Humberto Restrepo Domínguez

Cultura
Entrevista al trovador cubano Silvio Rodríguez
“Mis canciones son mis aspiraciones”
Rosa María Fernández Sofía

África
En África hay tres veces más celulares que inodoros
Busani Bafana

martes, 28 de marzo de 2017

“El Imperio de la Vigilancia”: La batalla por los derechos cívicos en la era digital


Por: Ignacio RamonetIgnacio Ramonet compara la vigilancia de hoy en internet con el Gran Hermano de la novela "1984" de George Orwell.

Ignacio Ramonet compara la vigilancia de hoy en internet con el Gran Hermano de la novela “1984” de George Orwell.
“Hoy todos los estadounidenses están bajo escucha”.
Edward Snowden

A nuestro alrededor merodea permanentemente un Big Brother que quiere saberlo todo de cada uno de nosotros, y clasificarnos en función de los “riesgos potenciales” que podríamos presentar. Esta vigilancia masiva ha sido siempre la gran tentación de los poderes autoritarios. En este sentido, algunos regímenes del pasado permanecen definitivamente asociados a prácticas secretas de intromisión en la vida de las personas. Pensamos sobre todo en el III Reich hitleriano y en el Estado estalinista. En su novela 1984, George Orwell se burló especialmente de este último. Más próxima a nosotros, la película La vida de los otros[1] ha estigmatizado el sistema de vigilancia generalizada en la antigua República Democrática Alemana (RDA), implantado por el Ministerio para la Seguridad del Estado, más conocido como Stasi.
Estos regímenes eran dictaduras. Pero, en nuestros días, son democracias las que han levantado sofisticadas redes de vigilancia clandestina, a veces en contradicción con sus propias tradiciones. En este sentido, hay que recordar que el acto fundador de los Estados Unidos fue la revuelta de los colonos norteamericanos contra una ley inglesa que autorizaba la violación de la vida privada. La explosión de cólera desembocó en la revolución norteamericana de 1776. La cuarta enmienda de la Constitución de los Estados Unidos protege siempre a los ciudadanos estadounidenses contra cualquier abuso de una administración que quisiera someterlos a una violación ilegal de su intimidad: “No será violado el derecho de los ciudadanos a la seguridad de sus personas, domicilios, documentos y bienes; contra cualquier registro o detención arbitrarios …”.
El auge de Internet y de las nuevas redes electrónicas ofrece actualmente a los principales servicios estatales de escucha de las comunicaciones –la NSA, en los Estados Unidos; el GHCQ, en el Reino Unido; la DGSE, en Francia; el CNI en España-, una inesperada ocasión para instaurar fácilmente una vigilancia sistemática y generalizada de todas las protestas políticas y sociales. Precisamente porque Internet ya no es ese espacio de libertad descentralizado que permitiría escapar a la dependencia de los grandes medios de comunicación dominantes. Sin que la mayoría de los internautas se haya dado cuenta, Internet se ha centralizado en torno a algunas empresas gigantes que lo monopolizan y de las que ya casi no se puede prescindir.
No se vio venir la centralización de Internet –confirma Laurent Chemla, uno de los pioneros de la Internet militante en Francia. No entendimos que el modelo económico de publicidad-contra-gratuidad crearía un peligroso fenómeno de centralización, porque los anunciantes tienen interés en trabajar con los más grandes, aquellos que tienen más audiencia. En la actualidad, hay que conseguir ir en contra de esta lógica, para descentralizar de nuevo Internet. La opinión pública debe comprender que la gratuidad conlleva una centralización tal de Internet que, poco a poco, el control se vuelve más fuerte y la vigilancia se generaliza[2].
Otro cambio: hoy la vigilancia se basa esencialmente en la información tecnológica, que es automática, más que en la información humana. Como en Minority Report, es el “predelito” lo que a partir de ahora se persigue. Para “anticiparse a la amenaza”, las autoridades tratan de “diagnosticar la peligrosidad” de un individuo a partir de elementos de sospecha, más o menos comprobados. Con la paradójica idea de que, para garantizar las libertades, hay que empezar por limitarlas.

Retorno del determinismo genético

En el nuevo Estado de vigilancia, toda persona es considerada sospechosa a priori. Sobre todo, si las “cajas negras algorítmicas” la clasifican mecánicamente como “amenazante” después de analizar sus contactos y sus comunicaciones.
Esta nueva teoría de la seguridad, que es una variante del funesto determinismo genético, considera que el ser humano está desprovisto de verdadero libre arbitrio o de pensamiento autónomo. El hombre no sería sino una mera máquina sometida a la influencia de pulsiones de nacimiento y a fatalidades biológicas. Es inútil, por lo tanto, que, para prevenir eventuales derivas, se busque intervenir retroactivamente en el entorno familiar o en las causas sociales. Lo único que ahora quiere el Estado, con la fe puesta en los informes de vigilancia, es reprimir lo antes posible, antes de que se cometa el delito. Esta concepción determinista de la sociedad, imaginada hace más de sesenta años por el excelente escritor estadounidense de ciencia ficción Philip K. Dick, se impone poco a poco en numerosos países, a medida que son golpeados por la tragedia del terrorismo[3].

Metamorfosis de la Justicia

El gran cambio arrancó en los Estados Unidos. Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, la ley Patriot Act modificó, por primera vez en el seno de una democracia, la relación seguridad/vida privada.
Más que un cambio, explica la jurista francesa Mireille Delmas-Marty, es una auténtica metamorfosis de la justicia penal, y, por extensión, del control social […] La Patriot Act ha hecho posible que, por orden del presidente, emerjan una vigilancia masiva y un régimen penal derogatorio, y que se llegue a amparar el uso de la tortura e incluso la organización de asesinatos selectivos […] Se ha pasado muy rápidamente a una “guerra contra el terrorismo” desplegada sobre el conjunto del planeta; primero, con la apertura del campo de concentración de Guantánamo fuera del territorio de los Estados Unidos; y, más tarde, con la “tela de araña” estadounidense, denunciada en 2006 por el Consejo de Europa: el mapa de centros secretos de detención en todo el mundo y las transferencias ilegales de detenidos[4].
Otras democracias han imitado a los Estados Unidos. De la Terrorism Act[5], en el Reino Unido, a la ley Renseignement, en Francia, pasando por la Ley de Seguridad Ciudadana[6], en España, se ha multiplicado la legalización de la vigilancia clandestina de masas. Expresar en Internet una simple intención de cometer un acto “irregular” puede llevar hoy, en algunos países democráticos, a la detención del internauta[7]. Lo cual es contrario a uno de los principios fundadores de la Justicia penal moderna. El jurista Beccaria[8] estableció, en el Siglo de las Luces, que para declarar “criminal” a una persona, primero tiene que haberse cometido realmente el crimen, o al menos haberse iniciado su ejecución.

La cuestión de la libertad

“Internet ha sido transformado para convertirse en el más peligroso vehículo del totalitarismo que jamás hayamos conocido”, dice Assange.
“Internet ha sido transformado para convertirse en el más peligroso vehículo del totalitarismo que jamás hayamos conocido”, dice Assange.
Nada que hacer: nuestro uso de Internet nos delata. Lo cual ha llevado a Julian Assange a decir: “Internet ha sido transformado para convertirse en el más peligroso vehículo del totalitarismo que jamás hayamos conocido”. La red es “de ahora en adelante una amenaza para la civilización humana[9]”.
Porque, hay que admitir finalmente que, con la centralización de Internet, la “democracia digital”, en la que se pudo creer en los albores, se ha revelado como una impostura y un engañabobos.
La “República digital” –explica François de Bernard—no es el gobierno del interés público por medio de las leyes -lo cual, según Rousseau, constituye la condición, si no la esencia, de toda República-, sino solamente el gobierno de los números, por los números y para los números; el gobierno de las cifras, de lo cifrado y destinado a la cifra, con el fin de que, con un simple clic del ratón, la República pueda ser gobernada con el menor número de obstáculos que pudieran dificultar el despliegue del proyecto de sus dirigentes[10].
Succionados por la dinámica centralizadora, los gobiernos, los servicios de seguridad y las empresas gigantes de la Red se fusionan ante nuestros ojos en un complejo securitario-digital que tiene un objetivo preciso: controlar Internet para controlarnos mejor. En Internet, cada internauta está interconectado y proporciona, en tiempo real, una cantidad incalculable de informaciones personales que ningún Estado ni empresa privada habría soñado nunca en poder recopilar.
Como “un ejército de ocupación” que controla los puntos de paso […], los Estados impiden la independencia de la Red. Llevados al extremo, pueden alimentarse, como sanguijuelas, en las venas y las arterias de nuestras nuevas sociedades, atiborrándose con cada intercambio expresado o comunicado, con cada mensaje enviado y con cada pensamiento “googleado”, y almacenar luego todo este saber –miles de millones de interceptaciones diarias, un poder inimaginable- en centros de procesamiento de datos. Y para siempre.
Frente a este rodillo compresor, muchos ciudadanos tiran la toalla y se resignan a ver amenazada su libertad de expresión y violados sus derechos fundamentales. Están equivocados. Porque la auténtica cuestión no es la vigilancia, sino la libertad, como explica Edward Snowden:
Cuando alguien dice: “No tengo nada que ocultar”, en realidad está diciendo: “Me río de mis derechos”. [..] Si dejáis de defender vuestros derechos pensando: “No necesito mis derechos en este contexto”, ya no se trata de derechos. Los habéis convertido en algo de lo que disfrutáis como de un privilegio revocable por el gobierno […] Y ello reduce el perímetro de la libertad en el seno de una sociedad[11].

Resistir, encriptar

Edward Snowden: “La encriptación es una responsabilidad cívica, un deber cívico”.
Edward Snowden: “La encriptación es una responsabilidad cívica, un deber cívico”.
¿Cómo defenderse? En primer lugar, informándose y consultando las numerosas páginas web especializadas en seguridad informática[12]. También uniéndose a las diferentes organizaciones que luchan contra la vigilancia masiva, especialmente WikiLeaks[13] y, en Francia, La Quadrature du Net[14]. Y sobre todo optando, en primer lugar, por la autodefensa mediante la encriptación, o codificación, como nos aconseja Edward Snowden: “La encriptación es una responsabilidad cívica, un deber cívico”.
Solamente la encriptación permite enviar y recibir mensajes de correo electrónico codificados. Impide que una herramienta automática de vigilancia pueda leerlos si los intercepta. Aunque no se tenga nada que ocultar, la encriptación nos ayuda a proteger nuestra vida privada y la de las personas con quienes nos comunicamos. Lo cual hará más difícil el trabajo de los espías del nuevo Complejo securitario-digital.
Aunque muchos gobiernos, sobre todo después de los odiosos atentados del 13 de noviembre en París, están planteándose la prohibición de todo sistema de encriptación de mensajes, las revelaciones de Edward Snowden han permitido la emergencia y la democratización de varias herramientas de encriptación de mensajes SMS y de comunicaciones telefónicas. Por ejemplo: Signal, Telegram, Wickr, TrueCrypt, ProtonMail, Threema, etc.
Oponerse a la vigilancia del Estado, cuando se es inocente, es una lucha política. Y aprender a protegerse es la primera etapa de esta lucha. Después, hay que pasar a la guerrilla digital: engañar a los espías, cegarlos, disimular nuestras conexiones a Internet, cifrar nuestros correos electrónicos, proteger nuestros mensajes. El objetivo es hacer que los algoritmos enloquezcan, crear zonas de opacidad, y escapar a la inspección y al cacheo de los chivatos digitales secretos.
El derecho está de nuestra parte. Una importante sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), dictada el 6 de octubre de 2015, constituye efectivamente una gran victoria jurídica, y alienta la rebelión de los ciudadanos contra la vigilancia masiva. En respuesta a la demanda contra Facebook interpuesta por un joven austriaco, Maximilian Schrems, que, a raíz de las revelaciones de Edward Snowden, acusó a la empresa gigante de haber colaborado con la NSA, el TJUE decidió ese día invalidar el acuerdo entre la Unión Europea y los Estados Unidos, firmado en el año 2000, llamado comúnmente Safe Harbor (“Esfera de Seguridad”), que autorizaba a las empresas estadounidenses, y especialmente a las GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon, Microsoft) a exportar a los Estados Unidos los datos personales de los europeos, y a almacenarlos allí [15].
La sentencia “Schrems” debería obligar a Facebook a suspender la transferencia de datos a los servidores estadounidenses. También debería obligar a la Comisión Europea a ser más severa en la renegociación del acuerdo con Washington[16]. Y forzar a las GAFAM, que obtienen la mayor parte de sus ingresos de la explotación a gran escala de nuestros datos personales, a revisar sus prácticas.
Finalmente, el Consejo de Europa[17], ha estimado en un informe reciente que “mientras los Estados no acepten fijar límites a los programas de vigilancia masiva que llevan a cabo sus agencias de información, la codificación generalizada, y orientada a proteger la vida privada, es la solución de repliegue más eficaz para permitir a la gente proteger sus datos”[18].
Más aún. Con ánimo de resistencia, algunos sitios web asociativos permiten iniciarse fácilmente en el cifrado de las comunicaciones digitales[19]. Hay también otras armas: la red de anonimato TOR[20], sobre todo; las empresas ProtonMail (Alemania) y Tutanota (Suiza), que ofrecen servicios para proteger mejor los correos; el sistema de explotación Tails[21]; la solución de ciframiento Trucrypt, que permite ante todo cifrar archivos; o proyectos de mensajería como Caliopen, un software libre destinado a proteger la confidencialidad de los intercambios de sus usuarios, lanzado en septiembre de 2013 por Laurent Chemla[22]. Al parecer, las revelaciones de Edward Snowden han generado una toma de conciencia de la importancia de la encriptación[23], incluso en el seno de algunos organismos más oficiales, como el Internet Engineering Task Force (IETF), encargado de la estandarización de los protocolos de Internet a escala global.

Los lanzadores de alertas

Desde hace varios años, hackers, militantes contra el espionaje y lanzadores de alertas colaboran y se relevan para denunciar los abusos. Resisten al Imperio de la vigilancia y son los héroes de la era Internet. Conocemos, desde luego, a los tres más célebres: Julian Assange, Chelsea Manning y Edward Snowden, pero recordemos que otros iniciaron la resistencia antes que ellos. Por ejemplo, Mark Klein, un exejecutivo de la empresa AT&T, y el jurista Thomas Tamm, en los Estados Unidos. También algunos exagentes de la NSA, inspirados probablemente en el ejemplo de Daniel Ellsberg, un analista de la Rand Corporation que, en 1971, se atrevió a publicar los célebres Pentagon Papers[24], que sacaron a la luz las razones ocultas de la intervención militar de los Estados Unidos en Vietnam (55 mil muertos del lado estadounidense, más de un millón del vietnamita), un conflicto que jamás fue autorizado por el Congreso.
Entre los lanzadores de alertas anteriores a Snowden, y exagentes de la NSA, se puede citar también a Perry Fellwock, o a Russell D. Tice. Y, más recientemente, a William Binney, Thomas Drake, Edward Loomis y J. Kirk Wiebe, quienes, junto a Diane Roark, del Comité para la Información de la Cámara de Representantes, llegaron a difundir públicamente un manifiesto contra la vigilancia masiva, el 17 de enero de 2014[25].
En muchos países se han lanzado campañas para incitar a los agentes de información a que dimitan. Por ejemplo, en septiembre de 2015, y a iniciativa del colectivo berlinés Peng, grupos de artistas y activistas defensores de las libertades públicas pegaron, delante de las agencias de información estadounidenses y alemanas, banderolas animando a los espías con remordimientos a que abandonasen su trabajo. “¿Queríais servir a vuestros conciudadanos? Habéis terminado por espiarlos. ¡Dimitid!“[26].
De igual modo, ante la entrada de la base militar estadounidense de Dager, en Alemania, donde hay una importante estación de escucha de la NSA, unos activistas instalaron un panel estratégico en el que se podía leer: “Escuchad vuestro corazón, no nuestras conversaciones”. Por otra parte, el sitio web IntelExit ofrece muchos consejos y argumentos para convencer a los agentes de que dejen sus funciones, y les ayuda también a redactar automáticamente una carta de dimisión[27].

Por una Carta de Internet

El imperio de la vigilancia se alimenta con cada pensamiento “googleado”.
El imperio de la vigilancia se alimenta con cada pensamiento “googleado”.
Pero hay que hacer más, y contraatacar. Muchos militantes anti-cibervigilancia proponen el lanzamiento de una Carta de Internet, semejante a la Carta de la ONU:

Es necesario –afirma Snowden—que nuestra generación cree lo que Tim Berners-Lee, el inventor de la Red, llama la Gran Carta de Internet. Queremos definir lo que deben ser los “derechos digitales”. ¿Qué valores debemos esforzarnos en proteger? ¿Cómo vamos a garantizarlos[28]?
En una entrevista en The Guardian[29], Tim Berners-Lee deseó, efectivamente, que esta Gran Carta[30] mundial que él exige consagre la vida privada, la libertad de expresión y el anonimato:

Sin un Internet libre y neutral, sobre el que podamos apoyarnos sin tener que preocuparnos por lo que pasa entre bastidores –declaró—, no podemos tener un gobierno abierto, ni una buena democracia, ni un buen sistema de salud, ni comunidades conectadas entre sí, ni diversidad cultural. […] Nuestros derechos son pisoteados cada vez más en todas partes. Y el peligro es que nos acostumbremos a ello. Quiero, por tanto, aprovechar el 25 aniversario del nacimiento de la Web para invitarnos a todos a ponernos manos a la obra con el fin de retomar las riendas y definir la Web que queremos para los próximos 25 años[31].
Con la cooperación de ONG internacionales y de juristas de todo el mundo, WikiLeaks ha creado también su propia Carta. Consta de trece principios[32], denuncia la vigilancia del Estado como “un atentado a las leyes internacionales sobre los derechos humanos”, y rechaza que lo gobiernos utilicen su poder para controlarnos. Otros pensadores, como el filósofo François de Bernard, reclaman el derecho a “una objeción de conciencia digital[33]”.
¿Cómo resistir? La solución está en buscar una multitud de microrresistencias, que pasan por la educación popular, la formación en herramientas informáticas de cifrado, la búsqueda de soluciones alternativas para volver caducas las actuales normas dominadas por las GAFAM.
La batalla por los nuevos derechos cívicos en la era digital no ha hecho más que comenzar. Los Estados de vigilancia se apoyan en su carácter democrático para manifestarse especialmente implacables contra los nuevos disidentes. No es casualidad que Snowden decidiera difundir sus espectaculares revelaciones sobre el programa PRISM justo el día en el que comenzaba en los Estados Unidos el proceso contra Chelsea Manning (antes Bradley Manning), acusada de transmitir archivos secretos a WikiLeaks; la misma fecha en la que se cumplía también el primer aniversario de la reclusión de Julian Assange en los locales de la embajada de Ecuador en Londres, donde hubo de encontrar refugio para evitar ser extraditado a los Estados Unidos vía Suecia…
Snowden, Manning, Assange, tres héroes de nuestro tiempo, acosados y perseguidos por el Imperio de la vigilancia. Edward Snowden se arriesga a una pena de treinta años de prisión[34], tras haber sido acusado por los Estados Unidos de “espionaje”, “robo” y “utilización ilegal de bienes gubernamentales”. El 21 de agosto de 2013, Chelsea Manning fue ya condenada a treinta cinco años de prisión. Y Julian Assange está amenazado con la pena de muerte[35].
A aquellos que se preguntan por qué estos tres paladines de la libertad asumen tantos riesgos, Snowden les responde:
Cuando te das cuenta de que el mundo que has ayudado a crear será peor para la nueva generación y para las siguientes, y de que no deja de reforzarse la capacidad de esta arquitectura de la opresión, comprendes que hay que denunciarla y que, por eso, debes aceptar todos los riesgos. Cualesquiera que sean las consecuencias.
A todos los ciudadanos libres de actuar de la misma forma, una sola consigna: “¡Contra la vigilancia masiva, resistencia masiva!”.
(Conclusiones del libro El imperio de la vigilancia/ Cuba Periodistas)