EL ANALFABETA POLÌTICO
El peor analfabeta es el analfabeta polìtico èl no oye, no habla ni participa en los acontecimientos polìticos.
No sabe que el costo de la vida, el costo de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas, dependen de las decisiones polìticas.
El analfabeta polìtico es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la polìtica.
No sabe el imbècil que de su ignorancia polìtica, proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador y el peor de todos los bandidos que es el polìtico aprovechado, embaucador y corrompido lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.  Bertolt Brecht..

domingo, 28 de agosto de 2016

¿Puede haber paz en Colombia u otro lugar en pleno capitalismo y desigualdad socio/económica?


Pedro Echeverría V.

 

1. Por favor, que no quieran vernos la cara de tontos prometiendo una paz imposible en un mundo pleno de desigualdades sociales producidas por la explotación despiadada, por un lado, y la miseria extendida por otro. Lo que se consigue con esos pactos y acuerdos –como el firmado en Cuba después de los tratados de paz entre el gobierno de Santos y la FARC levantadas en armas desde 1964- son sólo algunos cambios para tratar de frenar la lucha de clases, pero las confrontaciones tendrán que seguir mientras exista el capitalismo y la desigualdad social. Me hace pensar mucho en lo que sucedió con la guerrilla de El Salvador y sus Acuerdos de Paz.

 

2. ¿Recuerdan que en 1992 los ex guerrilleros del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) depusieron las armas y suscribieron los Acuerdos de Paz que clausuraron a 12 años de guerra civil? La ultraderechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) gobernaba el país desde 1989 y continuó dominando hasta que el periodista Mauricio Funes, del FMLN, obtuvo las Presidencia veinte años después (en las elecciones de marzo de 2009) y a los cinco años (en 1914) fue electo Salvador Sánchez, excomandante del FMLN. ¿Qué ha sucedido desde entonces en El Salvador con los exguerrilleros en el gobierno? Obviamente ha habido cambios dentro del capitalismo, pero muy limitados.

 

3. Los guerrilleros o luchadores sociales que jamás claudican son para mí héroes humanos y los integrantes de las FARC (como el ELN) son de los colombianos más grandes. Pienso que después de 50 años sus batallas en defensa del pueblo estaban ya estancadas porque los gobiernos de la burguesía colombiana y el imperialismo lograron bloquear sus avances. Incluso publiqué una crítica a Hugo Chávez y a Fidel Castro hace algunos años por oponerse ambos al radicalismo de las FARC. Pienso incluso que esos pronunciamientos de Chávez y Castro desautorizando a las FARC prepararon las reuniones de La Habana.

 

4. Me preocupa que hayan quedado al margen de los acuerdos los guerrilleros del FLN de Colombia y que hoy se anuncie que: "Un juez de Colombia ordenó la captura de los cinco máximos líderes del Ejército de Liberación Nacional (ELN), a quienes imputa crímenes de guerra vinculados con ataques a infraestructura petrolera, los cuales generaron pérdidas multimillonarias al país, informó la fiscalía la noche del viernes. Incluye la reclusión del máximo jefe del ELN, Nicolás Rodríguez Bautista (Gabino). También a los otros: Eliecer Herlinton, Israel Ramírez, Rafael Sierra y Aníbal Giraldo. Es decir, de los dirigentes más sacrificados del ELN.

 

5. No debe olvidarse que el ELN ha tenido presencia a lo largo de su historia que también se inicia en 1964, en la zona del Catatumbo, en el departamento de Norte de Santander. En una decena de Departamentos y regiones. Su condición de guerrilla de los años 70 y 80 popularizó la llamada "Teología de la Liberación", siendo uno de sus precursores, el cura guerrillero Camilo Torres. El ELN, ha tenido su bastión fundamental entre sacerdotes católicos con afinidad socialista, tal es el caso de Manuel Pérez "El cura", como era conocido en las filas guerrilleras, comandante de ese grupo insurgente desde los 70, hasta su muerte por enfermedad en 1998. El ELN ha sido una organización guerrillera insurgente de orientación marxista-leninista y pro-revolución cubana.

 

6. Supongo que puede ser el primer conflicto o, contrario, un mejor acuerdo entre el gobierno y la casi ex guerrilla de las FARC. El gobierno de Santos no puede perseguir, encarcelar o asesinar a los miembros de ELN; por el contrario está obligado a llegar a buenos acuerdos con ellos. Las FARC tienen el deber de reconocer al ELN como sus camaradas que han luchado el mismo número de años y han sufrido asesinatos y muertes por parte de la burguesía y el imperio como ellos. Si esto no se resuelve sin persecuciones y ejecuciones, entonces los acuerdos de La Habana sirvieron para un carajo, quizá para la reinstalación de la misma clase dominante. Pero tengo confianza en que el salvaje capitalismo sea derrotado y se arreglen las cosas en beneficio de los trabajadores.

 

7. Es duro, extremadamente difícil, luchar contra el capitalismo y su poder hegemónico en los EEUU.  Se pueden derrocar gobiernos burgueses, derrotarlos en elecciones, pero el sistema explotador y opresor capitalista sigue firme buscando métodos y formas para destruir a quienes se opongan a él. ¿Habrá que esperar otros cien años para derrumbarlo? Ahora le ha tocado al imperio socavar al gobierno de Bolivia, después de poner en picota a Venezuela y someter a Argentina y Brasil. Uruguay, El Salvador, Nicaragua y Ecuador, dada su poca fuerza y presencia, le basta al imperio cierta vigilia. Perú, Chile, Colombia y México, la llamada Alianza del Pacífico, está absolutamente controlada por el imperio. ¿Qué queda? (28/VIII/16)

 http://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26@gmail.com

Correa alerta sobre tensión con FFAA por reformas sociales

El presidente de Ecuador, Rafael Correa.
HispanTV
El presidente de Ecuador arremetió el sábado contra ciertos militares que desconocen su autoridad y que efectúan comentarios insultantes contra su persona.
Rafael Correa expresó el sábado que afronta una situación "tensa", "muy grave" y "seria" con militares (activos y en situación de retiro) por impulsar reformas a la seguridad social.
Visiblemente molesto, el mandatario, en su habitual informe de los sábados por radio y televisión, criticó la decisión de un Consejo de Disciplina de las Fuerzas Armadas por no sancionar al capitán de corbeta Edwin Ortega, quien supuestamente cometió “una falta” al responder un correo que envió a varios militares.

"Y ahora la tensión sigue y es muy grave porque no solo están involucrados los (militares) pasivos, estos malcriados que insultan, etcétera, sino algunos activos. ¿Por qué? Por las reformas que hemos mandado a la seguridad social militar para controlar ciertos excesos", dijo Correa durante su informe semanal de labores.
El mandatario añadió que "la situación es muy seria", e hizo un llamado al "pueblo ecuatoriano" a "estar atentos (...) a respaldar la democracia, a respaldar a su gobierno, a respaldar la Constitución".
Correa, que en febrero destituyó la cúpula militar por comentar la venta de un terreno de la seguridad social de las Fuerzas Armadas, promueve cambios a la seguridad social castrense para que las pensiones de militares retirados tengan un techo y se ajusten de acuerdo a la inflación y no según el salario vigente de cada rango, como ocurre actualmente.
En un artículo publicado en el diario El Telégrafo, Correa indicó que en 2006 un general con 36 años de servicio recibía una pensión de 2219 dólares, pero con el aumento de salario en el sector castrense hoy recibe 4892, 2,43 veces más del máximo que recibe un civil que aportó 40 años a la seguridad social.
“Esos son los excesos que tratamos de corregir sin perjudicar” a los militares, aseguró Correa. “No se les va a reducir su pensión. Sí se les va a congelar porque no puede seguir subiendo”.
El jefe de Estado enfrentó el 30 de septiembre de 2010 una revuelta policial a la que denunció como intento de golpe de Estado. La rebelión, que surgió por motivos salariales, dejó diez fallecidos y unos 300 heridos.
lvs/ncl/nal

Maduro: EEUU dirige nuevo Plan Cóndor contra Latinoamérica

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.HispanTV
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, asegura que lo que está ocurriendo en América Latina es una ‘arremetida imperialista’ para eliminar los gobiernos progresistas.
"Es una arremetida imperialista contra todos, una arremetida continental de las oligarquías y la derecha proimperial contra todos los líderes, gobiernos, y movimientos progresistas y populares de izquierda revolucionaria", afirmó el sábado Maduro desde el Palacio de Miraflores, Caracas, donde recibió a trabajadores y obreros venezolanos.
En este sentido, hizo alusión al juicio político en el Senado brasileño contra la presidenta Dilma Rousseff; proceso que Maduro calificó de un “golpe de Estado parlamentario” que lleva a cabo la “oligarquía brasileña”.

"Ya la oligarquía brasileña anuncia que el lunes se va a ejecutar el golpe de Estado parlamentario contra la presidenta Dilma Rousseff", manifestó Maduro en referencia a la comparecencia que hará ese día la mandataria ante el Senado, donde se decidirá si es destituida de su cargo.
También se refirió al asesinato del viceministro boliviano, Rodolfo Illanes, por un grupo de cooperativistas mineros, hecho que se produjo "para buscar la violencia" en ese país, según Maduro.
Además, el mandatario venezolano aseguró que su par ecuatoriano, Rafael Correa, había sido atacado recientemente para "crearle una crisis militar".
De acuerdo con Maduro, todos estos hechos forman parte de un “nuevo Plan Cóndor” dirigido por el imperialismo para “desaparecer las fuerzas progresistas”.
"Yo le digo al imperialismo que con Dilma en Brasil, con Evo (Morales) en Bolivia, con Correa en Ecuador, con Daniel (Ortega) en Nicaragua (...) Venezuela va a luchar por su derecho a tener un camino soberano, independiente y propio", agregó.
Durante el mismo acto, el jefe de Estado venezolano reiteró que existe un plan golpista contra su Gobierno, gestado desde EE.UU., para llenar de violencia el país y justificar con ello la salida por vías irregulares del mandatario electo constitucionalmente por el pueblo.
tmv/ctl/msf

Venezuela: Guerra económica responde a los intereses imperiales

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez.HispanTV
La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, denuncia que la guerra económica contra Venezuela está a favor del imperialismo para derrocar al Gobierno de Caracas.
Lo que vive el pueblo de Venezuela es una agresión económica, financiera, mediática, en el marco de una guerra no convencional, para derrocar el Gobierno revolucionario del presidente Nicolás Maduro”, dijo el sábado la ministra de Exteriores de Venezuela recalcando que tal guerra responde a los intereses de los imperiales.
En una entrevista concedida al canal venezolano Venevisión, Rodríguez también hizo hincapié en que el autor de la referida agresión es la oposición venezolana que busca asaltar el poder político mediante intentos golpistas y, agregó, “se ha dado un proceso de alteración y de boicot”.

El Gobierno de Caracas está sumando todos sus esfuerzos con el objetivo de superar los problemas económicos y facilitar la vida económica de la nación venezolana a través de las soluciones necesarias, dijo Rodríguez además de recalcar que también está luchando contra la derecha en esa guerra no convencional.
Al mismo tiempo, la jefa de la Diplomacia venezolana llamó a su pueblo a mantenerse unido ante los ataques de los sectores opositores apoyados por Estados Unidos y evitar cualquier provocación ya que, señaló, resultaría en actos violentos y desestabilizadores.
“Hemos llamado a la unión de los venezolanos. Venezuela es un gran país y los llamamos a no dejarse confundir por esos intereses foráneos (...) Ahí está el camino de Venezuela que ya recorrieron nuestros libertadores”, subrayó.

En otro momento de sus declaraciones advirtió al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que para lograr sancionar al país bolivariano en ese organismo primero tendría que derrocar a todos los gobiernos de la región.
De igual manera, indicó que el informe de Almagro sobre Venezuela en el bloque hemisférico es un “adefesio político, jurídico e ideológico” poniendo énfasis en que él pretende dar órdenes donde no corresponde.
“Almagro se ha dedicado a vulnerar y violentar el derecho internacional público, el derecho hemisférico y la Carta de la OEA. El señor Almagro no puede arremeter contra países soberanos y menos violentar las normas del derecho internacional público”, manifestó la canciller.
Por otro lado, Rodríguez criticó la simpatía del secretario general de la OEA con el dirigente opositor Leopoldo López, quien está cumpliendo una condena de 13 años y nueve meses por liderar las protestas antigubernamentales en el país en febrero y mayo de 2014, en las que varios ciudadanos perdieron la vida.
ftn/ktg/rba

Ahora se avanza sobre el verdadero blanco del golpe: Lula



Eric Nepomuceno
La Jornada
Dentro de dos o tres días, y a menos que ocurra algo inesperado e improbable, Dilma Rousseff, relecta en octubre de 2014 con 54 millones de votos, tendrá su mandato popular liquidado por decisión de al menos 54 de los 81 senadores brasileños. El golpe institucional abierto por el entonces presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, apartado de su puesto por orden de la Corte Suprema gracias a sus reiteradas travesuras en su única verdadera especialidad, la corrupción más deslavada, se habrá consumado. Cunha, a propósito, sigue libre: será juzgado por sus pares cuando la farsa haya terminado. Mientras, esgrime su arma  favorita: amenaza con decir todo lo que sabe, y lo que sabe tiene fuerza para destrozar a la mitad de los integrantes del Congreso brasileño.
Para completar el cuadro y determinar el ambiente, el pasado viernes la Policía Federal anunció, con pompa y circunstancia, que había denunciado por corrupción pasiva, lavado de dinero y ocultamiento de patrimonio al ex presidente Lula da Silva, su esposa, Marisa Leticia, y otras tres personas.
La misma Policía Federal, que en Brasil tiene funciones similares a las del FBI estadunidense, había divulgado, hace pocas semanas, el informe preliminar sobre las investigaciones relacionadas a un departamento que supuestamente sería del ex mandatario. En el informe no aparecía el nombre de Lula ni de su esposa.
Es una historia conocida: la acusación indica que Lula sería el verdadero propietario del inmueble que fue refaccionado por una de las constructoras involucradas en escándalos de coimas y desvío de recursos públicos. Lula admitió haber adquirido el departamento en la etapa de construcción, y que luego desistió del negocio. Sus abogados requieren, en la justicia, la devolución de lo que fue pagado. El inmueble devuelto ha sido puesto en venta por los constructores.
Nada de eso importa: ahora le tocará a la justicia decidir si transforma a Lula y doña Marisa Leticia en reos. El estrago político, sin embargo, está hecho.
Sobra decir que los medios brasileños, pilares esenciales del golpe, abrieron ahora el inmenso espacio que no dieron cuando se conoció el informe preliminar, que no mencionaba a Lula. También se olvidaron de levantar sospechas sobre las razones para esa súbita alteración que, no por casualidad, coincide con la etapa final del golpe institucional en curso.
Desde el pasado jueves desfilaron por el pleno del Senado los testigos de acusación y defensa. Al fin y al cabo, es esencial preservar las apariencias, insinuando que todo trascurre dentro de los preceptos constitucionales y democráticos.
Sometidos a pesadas preguntas de los senadores, los testigos de defensa no hicieron más que confirmar, con argumentos sólidos, lo ya sabido: Dilma Rousseff no cometió crimen de responsabilidad. La Constitución brasileña determina que un mandatario electo por voto popular sólo puede ser destituido por este delito. Pero para los senadores brasileños, sobran razones para librarse de Dilma Rousseff y hacerse con el poder que las urnas les negaron en las cuatro últimas elecciones presidenciales.
Entre los senadores, más de uno, para asombro de los lúcidos, pidió que se apresurasen las preguntas y respuestas, una vez que todos tenían consolidada su convicción. O sea: no importaba lo que se demostrase, la presidenta estaba destituida, y las formalidades no eran necesarias.
Tanta prisa tiene claras razones: cada día surgen nuevos indicios robustos de que a menos que se suspendan las investigaciones, el todavía interino Michel Temer y las principales estrellas de su constelación tumbarán por el viento las denuncias.
Todo eso pasa frente a la indiferencia de la opinión pública, anestesiada por los medios de comunicación, en especial los controlados por Globo (revistas, diarios, emisoras de radio y televisión).
Ocurre ante la pasividad bovina de las instancias superiores de justicia. El presidente del Supremo Tribunal Federal preside, por determinación constitucional, el juicio en el Senado. Sigue rigurosamente el guión de la farsa, mientras discute con los senadores el aumento de los sueldos de los funcionarios de la justicia.
Los efectos de las políticas anunciadas por el gobierno que está a punto de tornarse efectivo se harán sentir a corto plazo, y serán especialmente duros para las clases que supieron beneficiarse de los programas implantados a lo largo de los últimos trece años, a partir de la llegada de Lula da Silva a la presidencia en 2003.
Nada de eso, importante, es llevado a debate con la opinión pública.
Liquidado el mandato de Dilma Rousseff se abre la temporada para que se alcance el verdadero objetivo del golpe: eliminar a Lula da Silva del escenario político brasileño, y asegurar, a las oligarquías de siempre, el retorno al poder.
Que la Policía Federal lo haya indiciado sin pruebas ha sido el primer paso. El próximo podrá ser entregarlo en bandeja de plata a la saña persecutoria de un juez provinciano de primera instancia.
Más que de brumas, los tiempos que se abren sobre mi país son de vergüenza. La historia sabrá juzgar a los farsantes, a los traidores, a los indecentes. Pero será demasiado tarde para corregir sus ruindades.

Las diversas utopías



Guillermo Almeyra
“Andaré en la huella/siguiendo una estrella/y aunque esté muy alta/yo sé que un día/la he de alcanzar”, dice una hermosa zamba tucumana. Nadie –mucho menos los viejos– alcanzará jamás la estrella de la esperanza o de la utopía, pero ella le iluminará siempre la noche y le mostrará el camino permitiendo llegar a muchas otras metas. Este es el valor principal de la utopía positiva o posible, o sea, la que podría concretarse si se reuniesen determinadas condiciones materiales y sociales que aún faltan. ¿O acaso los utópicos viajes a la Luna de Cyrano de Bergerac (siglo XVII) o de Julio Verne (siglo XVIII) no se concretaron en los experimentos de estadunidenses, rusos y chinos en el siglo pasado?
Pero hay otro tipo de utopías no sólo imposibles, sino también embrutecedoras, que, en vez de alentar la creatividad y la búsqueda, desarrollan el conservadurismo y la pasividad de los conformistas.
Por ejemplo, es utópico creer que basta un no rotundo para que un sistema mundial se derrumbe, como sugiere implícitamente John Holloway cuando dice que la japonesa que en vez de ir a trabajar se sienta a leer en un parque es anticapitalista y resiste al sistema.
En una novela histórica, el escritor paquistaní Tariq Ali relata que durante el discurso del primer ministro de Ruggero, el rey normando de Sicilia, del lugar donde estaban los emires árabes de Agrigento y de Siracusa se escucharon sendos pedos muy sonoros pero los árabes sicilianos, no obstante esa resistencia, terminaron vencidos y asimilados. Un régimen, como los cerdos, en efecto, no muere herido por un insulto: lo hace de muerte natural o si alguien lo sacrifica.
Un sistema senil y maltrecho, como el capitalismo actual, vivirá de crisis en crisis y de guerra en guerra a menos que la idea de una alternativa creíble y más humana conquiste las mentes y el corazón de las mayorías que con su lucha lo enterrarán.
Otra utopía conservadora y reaccionaria, emparentada con la anterior, y que como aquella conduce a la pasividad, es que el capitalismo se derrumbará por sí mismo, víctima de sus contradicciones. Eso es imposible, porque el único límite a la explotación de los asalariados, de la cual vive el capitalismo, es la organización de los explotados, su lucha, su aspiración a un mundo mejor. Y el único límite a la superexplotación de los recursos y a la destrucción del ambiente es un colapso ecológico que haga imposible la supervivencia de la civilización y de la especie humana, porque es utópico pedir conciencia ambientalista a los servidores de un sistema que se basa en la ganancia egoísta.
Por consiguiente, no es posible ser ecologista si no se es anticapitalista, porque el sistema capitalista ha logrado ya despilfarrar los recursos de todo tipo a un ritmo, según Naciones Unidas, 50 por ciento superior a su tasa de reposición.
Probablemente la utopía más ciega y estúpida de todas sea la de quienes (socialdemócratas o neodesarrollistas) intentan hacernos creer que es posible un capitalismo con rostro humano, y que la tarea de los gobiernos progresistas sea ser los médicos de cabecera del capitalismo, como decía el socialista francés León Blum. El Estado no cambia porque tenga un gobierno popular. Ese gobierno se identifica con el Estado, que sigue siendo capitalista y trabajando para el gran capital, el cual no es nacional, sino internacional, y subordina a las llamadas burguesías nacionales que, además, son prácticamente inexistentes.
Tenemos la prueba de eso en Argentina y Brasil –dos de los países que tantos ilusos llaman emergentes y nuevas potencias– con el hundimiento vergonzoso del kirchnerismo, después de que éste preparó el gobierno de ultraderecha de Macri, y el golpe institucional contra Dilma Rousseff.
Los gobiernos progresistas no caen sólo por su corrupción (que en el caso de Dilma no existió), sino porque no modifican el funcionamiento del sistema capitalista, defienden al capital y lo admiran (el robo al Estado es un homenaje indirecto a la idea de la acumulación capitalista). Esos gobiernos trabajan para el gran capital y tratan de paralizar todos los movimientos sociales, aunque hayan nacido como resultado de las luchas de ellos. Son gobiernos capitalistas mentirosos, y sin base ni ideología propia, salvo los balbuceos teóricos sobre el populismo.
Otra utopía reaccionaria quiere hacer creer que en este capitalismo del siglo XXI y en países dependientes pueden tener vigencia las reglas democráticas y con sólo colocar una boleta en la urna sea posible expulsar del poder a las feroces oligarquías, cada vez más fascistizantes. Los políticos capitalistas buenos que quieren ocupar el gobierno de un Estado capitalista o son buenejos o no son tan buenos, porque desvían a sus bases de su tarea natural: construir desde abajo otro tipo de Estado, desarrollando los gérmenes de poder popular (rondas campesinas en Cajamarca, Perú, comunidades neozapatistas en Chiapas, policías comunitarias en Guerrero, autodefensas).
La independencia política de campesinos, obreros y otros trabajadores manuales o intelectuales es la condición fundamental para construir un movimiento de masas alternativo al capitalismo, con base en un programa común de reivindicaciones y de propuestas de alcance nacional y continental, que una a las diversas luchas con las que se identifican esos sectores.
La participación o no en las elecciones es, por lo tanto, algo secundario. Lo que cuenta son los objetivos programáticos y la organización de base e independiente, como la organización política de los trabajadores. Sin fuerza propia y sin una meta histórica precisa no es posible conseguir nada.

Copyright © 1996-2013 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.

sábado, 27 de agosto de 2016

Programa Alternativa Latinoamericana y Tiempo de Mujeres en CFRU la radio universitaria de Guleph sábado 27 de agosto 2016


Desde cfru 93.3 fm, Radio de la Universidad de Guelph

en Ontario,Canadá

Madeleine Speed, Hilda Venegas y Sergio Pochón

escúchanos en www.cfru.ca los sábados de 18.00 a 21.00 hrs
tiempo del Este
*** 
Bienvenidos al Programa
con Sergio Pochón 

Despedida al companero Ramon Portillo
escritor poeta y activista salvadoreno


*****
Reporte Colombia  
Luis Alberto Castaño con su 

Colectivo Radicales Libres

Silvia Oviedo, Martha Botero Andrés Barbosa

entrevistas y reportajes de la situación social y política en Colombia



****
Entrevista a la profesora Evelyn Encalada activista por los derechos laborales de los trabajadores temporales en Canada en su 50 aniversario de la llegada de los trabajadores migrantes mexicanos y del caribe

Presentacion del libro "Libres en prision la otra artesania" de Ruth Vuskovic  escritora chilena que hizo una investigación que corresponde al estudio de aproximadamente 400 objetos creados tanto por los presos políticos en cárceles y campos de prisioneros, como los que realizaron sus familiares, agrupados en talleres patrocinados por instituciones de Derechos Humanos.“Hay que resaltar la infinita creatividad de hombres y mujeres en prisión. Con pocos recursos a su alcance, estas personas fueron capaces de manifestarse y generar artefactos de expresión artística que, finalmente, se pueden valorar como espacios de libertad”, expresó.


****

TIEMPO DE MUJERES
Desde cfru 93.3 fm la Radio de la Universidad de Guelph
en Ontario, Canadá
escúchalo cada sábado en www.cfru.ca

MUJERES POR LA DEMOCRACIA
Bienvenida al programa de hoy
Noticias de Género en la Red

 seguimos con material del Foro Social Mundial en el encuentro de Mujeres de África a América las mujeres luchan por sus derechos, con la participación de Itzel González integrante de la Red Mesa de Mujeres de ciudad Juárez, que amablemente nos comparte el compañero Ivan Velasco de Radio Center Ville en Montreal, una conferencia magistral que tuvo enorme participación y que es importante recordar

Y no podíamos dejar pasar la gran marcha llevada a cabo en Perú en días pasados, en dónde una sentencia que dejo impune el abuso y la violencia contra una chica llevo a las calles a miles de personas en todo el país para decir basta de violencia contra las mujeres, la organización lleva de nuevo a las mujeres a recordarle a sus gobernantes que tenemos derechos que deben respetar y trabajar con políticas públicas que aseguren la vida e integridad de  las mujeres

 Y en estos casos de violencia institucional, aquella violencia que dan las Instituciones que no cumplen con proteger los derechos de las mujeres tenemos que el aborto un derecho a la reproducción en muchos países es criminalizado en otro poniendo a las mujeres pobres tras las rejas, y hay violencia institucional cuando la justicia no es equitativa, ni justa, en este caso en México existen leyes de avanzada como el matrimonio igualitario o el uso de la marihuana pero no así el aborto
Y para terminar no podíamos dejar pasar lo sucedido en Francia por el burkini de una mujer en la playa de ese país, el abuso policial, el patriarcado, la violación al laicismo 

Escucha este Programa 

Escucha los programas anteriores en la web de la radio

sigue nuestra página en Facebook

Todos los Sábados de 6 a 9 de la noche
(tiempo del Este)

Biopolítica, necropolítica y extractivismo en tiempos de la “nueva política”



Noticiero Maya K’at

El año 2015 murió de la misma forma que el gobierno del Partido Patriota (PP): en medio de un coro de miles de voces en las calles y plazas, que exigían su fin. Indignados, con toda razón, por las muestras de corrupción y despilfarro del PP, al mismo tiempo la gente moría por falta de medicinas o agua limpia en los hospitales. Al mismo tiempo que en las comunidades rurales y urbanas el Estado-gobierno no llega nunca en la forma de centros de salud, educación, arte o agua entubada, pero si en la forma de fuerzas de tarea y otros grupos armados encargados de “mantener el orden” dominante.
Muchos vieron con una mezcla de creciente desconcierto pero también de esperanza las diversas movilizaciones que culminaron con la renuncia del binomio gobernante. Otros hablaron de la “vieja política”, para referirse a la política como sinónimo de corrupción (además de hacer un juego de palabras machista para referirse a la candidata del partido UNE).
También se habló de la “nueva política” para indicar la aparentemente nueva situación, en la que dichos vicios fueron superados para siempre. Una visión a todas luces simplista de la política, el poder y la historia en Guatemala (queda preguntarnos si este análisis de debe a la ingenuidad o al cinismo).
El sorprendente triunfo electoral del partido Frente de Convergencia Nacionalista (FCN) y la transición “a tropezones”, así como un balance de las palabras, las obras y las “actuaciones” del nuevo presidente en estos primeros seis meses del año 2016, nos permiten afirmar que “la vieja política” en realidad no ha sido superada.
Pero no se trata de la “vieja política” de hace solo unos cuantos años, sino el enfermo árbol de la política que nació junto al Estado-nación guatemalteco en el siglo XIX, cuyas ramas llegan hasta estos mismos días en el siglo XXI, pero que hunde sus raíces hondamente en el suelo de la dominación colonial.
Entre muchos otros ejemplos de lo indicado, podemos mencionar la renovación de la pugna jurídica pero también política entre aquellos grupos que insisten en señalar, con las pruebas en la mano, que en Guatemala el Estado implementó políticas genocidas durante la guerra civil o Conflicto Armado Interno (CAI), y aquellos otros grupos que niegan lo anterior, con una serie de argumentos que apelan a sentimientos e ideas como el nacionalismo o un visceral anticomunismo, pero no a la lógica ni a los hechos. Recordemos que desde la época electoral, el entonces candidato del FCN, y actual presidente, tomó partido por la segunda opción, la negación del genocidio.
Esta disputa jurídica y política no solo se desarrolló en el mismo juicio por genocidio, anulado en años pasados y hoy reactivado a puerta cerrada; sino también en otros procesos como el caso de la base militar CREOMPAZ (antigua Zona militar 21 de Cobán), donde han sido localizadas cientos de osamentas de civiles torturados y asesinados, o el caso del campamento militar Sepur Zarco (en Panzós, Alta Verapaz), que fue el escenario de torturas y asesinatos a varios luchadores q’eqchi’ por la tierra y el territorio, así como de la esclavitud y violencia sexual de sus viudas durante largos años.
Tanto la Zona militar 21 de Cobán como el campamento de Sepur Zarco fueron piezas centrales, no solo de las políticas genocidas o políticas de muerte (necropolítica), sino también de las políticas de control, explotación y dominación de poblaciones, territorios y elementos naturales (biopolítica). Tanto la biopolítica como la necropolítica forman parte de la “vieja política”, que ya quisiéramos ver superada, sin embargo se renuevan y se entrelazan de múltiples formas en estos tiempos de una supuesta “nueva política”.
Hoy en día podemos ver a la necropolítica y a la biopolítica en acción, tanto en la destrucción de viviendas, cultivos y medios de vida de las comunidades desalojadas para dar paso a las plantaciones de monocultivo, como en la represión armada que acabó con la vida de Rigoberto Lima Choc (Sayaxché, Petén, 2015) o Walter Méndez (Las Cruces, Petén, 2016), entre muchos otros que no podemos mencionar aquí.
Asimismo, la necropolítica se evidencia en la persecución judicial contra los hombres y mujeres que se enfrentan a las empresas extractivas nacionales y transnacionales (mineras, petroleras, hidroeléctricas, agroindustriales). Por ejemplo las casi 100 órdenes de captura contra líderes y lideresas comunitarios de Alta y Baja Verapaz, por el “terrible crímen” de defender los territorios y la vida. O en la reciente anulación, de forma legal pero abiertamente injusta, de la consulta municipal en Cahabón (Alta Verapaz), en la cual la población votaría en relación a los usos del agua de los ríos Cahabón y Oxec.
En resumen, la máscara de la “nueva política” cubre el rostro de la “vieja política”, que aún está vigente de muchas formas. También sigue vigente la “vieja economía” extractivista (que también tiene raíces en los despojos coloniales). En estos tiempos de “nueva política”, los proyectos extractivistas de todo tipo están fortaleciéndose y consolidando su presencia territorial. Sin embargo, a cada paso han tenido que enfrentar las numerosas y diversas resistencias comunitarias en defensa de los territorios y elementos naturales como el agua. Entre muchas otras cosas, esas resistencias comunitarias nos hablan de un nuevo sentido, esta vez alternativo, de la biopolítica-, toda vez que son luchas en defensa de la vida.

Camilo Salvadó, Equipo PICTA - AVANCSO (Pueblos Indígenas, Campesinos, Capitalismo, Territorios y Ambiente (PICTA). La columna fue el Editorial del Noticiero Maya K’at de la Federación Guatemalteca de Educación Radiofónica FGER el 17 de agosto del 2016.

Ecuador, Chevron y los peligros del TPP




Los gobiernos del mundo deberán comprender las enormes desventajas de soberanía económica y política que le conllevará suscribir el llamado Tratado Transpacífico de Asociación Económica Estratégica (TPP) tras la sentencia dictada por tribunales internacionales contra Ecuador que obligó a la nación andina pagar una indemnización a la multimillonaria transnacional Chevron, por supuestos e injustificados daños ocasionados a esa compañía.
A finales de julio pasado, el gerente del Banco Central del Ecuador, Diego Martínez, anunció, que se pagaron 112 millones de dólares (incluidos intereses) a la petrolera estadounidense Chevron, (antes Texaco) por un litigio que ganó la compañía ante la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya, y ratificado después por una Corte Federal y por el Tribunal Superior de Estados Unidos, respectivamente. Decisiones catalogadas como abuso de poder internacional.
Con un enorme capital que en 2015 ascendió a 129 000 millones de dólares solo en ingresos operativos y ventas con los que puede comprar a jueces y políticos corruptos así como mantener influencias políticas en los centros financieros occidentales la compañía pretendía además, imponer un embargo de bienes ecuatorianos si no se abonaba la cifra exigida, lo que hubiera sido funesto para el país.
Martínez explicó que “no estamos de acuerdo en la forma que funcionan estos instrumentos internacionales pues es el resultado de todas las arbitrariedades que se firmaron en los años 90, que ponían al país en condiciones de ser demandados. Ahora el TPP redobla esas prebendas a las trasnacionales.
El caso es conocido como Chevron II y se trata de una demanda interpuesta por la petrolera estadounidense contra ese Estado andino en 2006 que aduce falta de celeridad de la justicia ecuatoriana en procesos presentados en el período en el que la compañía operó en la Amazonía, hace más de 20 años.
Esa fue la táctica utilizada por Chevron para contrarrestar la demanda contra la compañía interpuesta por los pobladores de la localidad de Sucumbios y Orellana en noviembre de 1993, (no tiene nada que ver con Chevron II) para que se les indemnizaran por los graves daños ambientales y humanos que provocó.
Tras numerosas batallas en tribunales nacionales e internacionales en 2012, la Corte Superior de Sucumbíos, en la Amazonía halló culpable a la transnacional por el daño ambiental causado y le ordenó pagar 9 500 millones de dólares como indemnización a los pobladores y gasto de limpieza, pero la transnacional se ha negado a abonarlo e impuso otra contra demanda.

En 1964 la compañía Texaco comenzó a buscar petróleo en la provincia de Sucumbíos junto con la también trasnacional Gula. En 1967, la Texaco encontró el primer yacimiento conocido como Lago Agrio 1, y años después, el Estado ecuatoriano, que por esos años seguía todas las directivas provenientes de Washington, formó parte del consorcio. Para 1990, la compañía dejó de operar, aunque continuó siendo parte de la asociación.
Durante los años de indiscriminada explotación, Texaco derramó más de 64 340 000 de litros de petróleo crudo además de 68 130 000 litros de aguas de formación, las que brotan de la tierra con petróleo, contaminadas con hidrocarburos tóxicos. En 2008 una comisión estableció que los daños ocasionados fueron del orden de los 27 000 millones de dólares y que en esa región ocurrió una de las peores catástrofes ambientales en la historia de la humanidad.

La contaminación recayó sobre la población, que ha presentado en sus demandas, numerosos casos de cáncer, malformaciones congénitas, y enfermedades de la piel.
La Chevron, mediante diferentes artimañas, se ha negado a pagar a los habitantes de esa zona las indemnizaciones establecidas por varios tribunales.
Este es uno de los ejemplos más fehacientes de lo que significará para los países menos desarrollados, llevar adelante el Tratado Transpacífico, que hoy reúne a Estados Unidos (principal promotor), Japón, Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, Nueva Zelanda, México, Perú, Singapur y Vietnam.
El pacto, (conveniado durante seis años en forma completamente secreta) pone fin a aranceles de 18 000 productos norteamericanos, entre estos, automóviles, maquinaria, tecnología de la información, productos de consumo, el acceso a Internet, la protección a los inversionistas, la propiedad intelectual, los farmacéuticos y la producción digital .
La mayor gravedad consiste en que las transnacionales obtendrían amplios poderes para desafiar las regulaciones, acciones y decisiones de gobiernos soberanos ante tribunales organizados por mecanismos internacionales controlados por el gran capital.
No es casual que entre las poderosas compañías transnacionales que han estado laborando en la confección del acuerdo, aparecen Chevron (petrolera), Monsanto (afroindustrial) y Barrick Gold (minera), según informó la organización empresarial Council of the Americas-Americas Society, con sede en Nueva York.
El sistema pactado permite a las corporaciones multinacionales demandar a los gobiernos y solicitar millonarias indemnizaciones si éstos no obedecen las prerrogativas obtenidas en los convenios.
El portal digital Wikileak, destapó recientemente algunos de los secretos que han estado ocultos durante años, y publicó el Capítulo sobre los derechos de propiedad intelectual del texto final del TPP.
En ese documento se prescribe que sólo las corporaciones pueden demandar a los gobiernos y estos últimos apenas pueden defenderse, en medio de pleitos que no son independientes, ni transparentes y cuyos procedimientos no son claros.
Ejercen gran influencia en la selección de los árbitros, en la sede de los litigios y otros elementos que optimizan las condiciones para la obtención de reiterados resultados ventajosos.
Aceptar las cláusulas sobre medioambiente e inversiones, significa que los Estados no tendrán ningún derecho a cuestionar el accionar de las empresas que se establezcan en sus territorios y además se les brindarán facilidades para explotar la flora y la fauna.
Por tanto, no podrán imponerles legislaciones estatales para el control de pesticidas, medidas de protección ecológica, seguridad alimentaria ni sanciones fiscales.
Por si todo esto fuera poco, también se establece que las empresas pueden demandar a los gobiernos ante paneles de arbitraje integrados por abogados corporativos que eviten los tribunales nacionales si las ganancias esperadas en los convenios no son logradas.
O sea, si la rentabilidad de una inversión se establece en 15 % y por cualquier motivo no se llega a esa cantidad, el Estado deberá restituirle la diferencia.
El Tratado Transpacífico cercena la soberanía económica y política de las naciones, las cuales quedan en manos de los países poderosos y de las grandes transnacionales.
No existe mejor ejemplo para tomar conciencia, que lo ocurrido a Ecuador, pues los acápites establecidos en el TPP son mucho más lesivos que los de hace más de 20 años.
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor