Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

domingo, 19 de febrero de 2017

Resultados oficiales preliminares dan ventaja a Lenín Moreno en Ecuador


Por CubaDebate
Los resultados preliminares oficiales del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Ecuador dan la ventaja este domingo al candidato presidencial de Alianza PAIS, Lenín Moreno, con 38,26 por ciento de los votos. El candidato opositor Guillermo Lasso, del Movimiento Creando Oportunidades (CREO), obtuvo el 29,86 por ciento de los votos. Estos resultados corresponden al 51,8 por […]
Los resultados preliminares oficiales del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Ecuador dan la ventaja este domingo al candidato presidencial de Alianza PAIS, Lenín Moreno, con 38,26 por ciento de los votos.
El candidato opositor Guillermo Lasso, del Movimiento Creando Oportunidades (CREO), obtuvo el 29,86 por ciento de los votos. Estos resultados corresponden al 51,8 por ciento de las actas electorales escrutadas.
Las encuestadoras
El candidato del gobernante Alianza PAIS, Lenín Moreno, sería el ganador de las elecciones presidenciales en Ecuador, según resultados de una encuesta a boca urna dados a conocer al cierre de los comicios de hoy domingo.
Opinión Pública otorga a Moreno 42,9 por ciento de los votos y a Guillermo Lasso, del Movimiento CREO-SUMA, 27,7 por ciento. Dato World indica que Moreno lleva 39,4 por ciento y Lasso 30,5 por ciento.
Centro Invest revela 43,3 por ciento para el candidato de Alianza PAIS y 27,7 para el abanderado de CREO-SUMA. Market da la ventaja a Moreno con 40,8 por ciento y 29,8 por ciento a Lasso.
Agregó que se recogieron cerca de 26 mil 250 opiniones de los electores a la salida de los centros de votación, y que la encuesta tiene un porcentaje de confianza del 95,8 por ciento, y un margen de error del dos por ciento.
Al encuestadora Cedatos-Gallup, por su parte, anunció que Moreno habría obtenido un 39,4 por ciento, por 30,5 por ciento para Lasso.
Aunque la ley electoral ecuatoriana establece que los únicos resultados válidos son los que comenzará a ofrecer el Consejo Nacional Electoral a partir de las 20:00, hora local, el candidato de Alianza PAIS celebró el triunfo desde su cuartel general en el hotel Quito, en compañía del presidente saliente y correligionario, Rafael Correa.
Tras conocerse los resultados a boca de urna, el abanderado de Alianza PAIS manifestó: “Hemos ganado las elecciones justamente. Un millón de ecuatorianos más votaron por continuar Revolución Ciudadana”.
Los resultados a boca de urna no reflejan el resultado final de las elecciones, el cual será anunciado únicamente por el Consejo Nacional Electoral (CNE)
El pueblo ecuatoriano ha sido completamente receptivo a este mensaje, y lo único que podemos decirle es muchas gracias, declaró Moreno, tras denunciar que su candidatura, que tiene al vicepresidente Jorge Glas como compañero de fórmula, sufrió una arremetida terrible, que ni siquiera se justifica, dijo, con el calor de las elecciones.
Para ganar en primera vuelta y evitar el balotaje, el ganador tendrá que obtener al menos 40 por ciento de los votos, además de una ventaja de 10 puntos sobre el segundo lugar.
(Con información de Prensa Latina y Telesur)
Fuente: http://www.cubadebate.cu/noticias/2017/02/19/resultados-preliminares-dan-victoria-a-lenin-moreno-en-ecuador/#.WKpbH2_hDIV

Yo no construí la bomba, sólo demostré que existía


Vía Pablo Reyes.

donald-trump-das-magazin-630x353
“No”, dice Kosinski con calma mientras agita su cabeza, “esto no es culpa mía. Yo no construí la bomba. Sólo demostré que existía”. Foto: DPA.
El 9 de noviembre sobre las 8:30am, Michal Kosinski se despertaba en el Hotel Sunnehus en Zurich. El investigador, de 34 años, había venido a dar una charla al Instituto Federal de Tecnología Suizo (ETH) sobre los peligros del Big Data y la revolución digital. Kosinski da estas charlas con frecuencia en todo el mundo. Kosinski es experto en psicometría, una rama de la psicología donde se miden y cuantifican variables psicológicas. Cuando encendió la televisión esa mañana, descubrió que la bomba había explotado: En contra de lo previsto por los mejores estadistas, Donald J. Trump había sido elegido Presidente de los Estados Unidos.
Durante un rato, Kosinski observó las celebraciones de la victoria de Trump y los resultados de cada estado. Tenía el presentimiento de que el resultado de las elecciones tenían algo que ver con sus investigaciones. Respiró profundamente y apagó la televisión.
Ese mismo día, una pequeña y poco conocida empresa británica ubicada en Londres enviaba una nota de prensa: “Estamos encantados de que nuestro revolucionario método de comunicación basado en datos haya jugado un papel tan importante en la extraordinaria victoria del presidente electo Donald Trump”, firmaba un tal Alexander James Ashburner Nix. Nix es británico, de 41 años, y CEO de Cambridge Analytica. Siempre luce inmaculado en trajes a medida y gafas de diseño, con su ondulado pelo rubio peinado hacia atrás.
De estos tres individuos – el reflexivo Kosinski, el inmaculado Nix y el sonriente Trump -, uno de ellos permitió la revolución digital, otro la hizo realidad y otro se benefició de ella.

¿Cómo de peligroso es el Big Data?

Vía Pablo Reyes.
Todo aquel que no haya pasado los últimos cinco años viviendo en otro planeta estará ya familiarizado con el término Big Data. Big Data significa que todo lo que hacemos, ya sea online u offline, deja una huella digital. Cada compra que hacemos con nuestras tarjetas, cada búsqueda que hacemos en Google, cada sitio al que vamos con nuestro teléfono en el bolsillo, cada “me gusta” es recolectado. Especialmente cada “me gusta”. Durante mucho tiempo, no estaba del todo claro qué uso podríamos darle a esta información – más allá de recibir anuncios de medicamentos para la presión sanguínea tras haber buscado en Google “reducir presión sanguínea”. Tampoco estaba claro si el Big Data pondría en peligro o beneficiaría a la raza humana. El 9 de Noviembre supimos la respuesta. La compañía detrás de la campaña online de Trump, así como la del Brexit, era una compañía de Big Data: Cambridge Analytica, cuyo CEO es Alexander Nix.

Para entender el resultado de las elecciones -y lo que puede llegar a Europa en los próximos meses- tenemos que empezar con un extraño incidente en la Universidad de Cambridge en 2014, en el Centro de Psicometría de Kosinski.
La psicometría, a veces denominada psicografía, se centra en medir rasgos psicológicos como la personalidad. En los años 80, dos equipos de psicólogos demostraron que cada rasgo del ser humano se puede evaluar basándose en cinco dimensiones de la personalidad, conocidos como los Big Five. Estos son: Disposición (¿cómo de dispuesto estás a nuevas experiencias?), conciencia (¿cómo de perfeccionista eres?), extraversión (¿cómo de sociable eres?), amabilidad (¿cómo de considerado y cooperativo eres?) y neuroticismo (¿eres fácil de enfadar?). En base a estas dimensiones -conocidas como OCEAN por el acrónimo del inglés: openness, conscientiousness, extroversion, agreeableness, neuroticism– podemos hacernos una idea bastante acertada de la persona que tenemos delante. Esto incluye sus necesidades, sus miedos y su comportamiento. El “Big Five” se ha convertido en la técnica estándar de la psicometría. Pero durante mucho tiempo, el problema de esta técnica era la recolección de estos datos, ya que implicaban el relleno de un largo formulario muy personal. Pero llegó Internet. Y Facebook. Y Kosinski.
Michal Kosinski era estudiante en Varsovia cuando su vida tomó una nueva dirección en 2008. Fue aceptado en la Universidad de Cambridge para realizar su Doctorado en el Centro de Psicometría, uno de las instituciones más antiguas en esta materia. Kosinski se unió a David Stillwell (ahora profesor en la de Universidad de Cambridge) un año después de que Stillwell hubiera lanzado una pequeña aplicación de Facebook, cuando Facebook no era el gigante que es hoy en día. Su aplicación MyPersonality hacía a los usuarios responder a unas preguntas, muchas de ellas del cuestionario del Big Five (“Me pongo nervioso fácilmente” – “Contradigo a los demás”). Una vez evaluadas esas respuestas, los usuarios recibían un “Perfil de Personalidad” -de los valores del Big Five- y podían compartir su perfil con los investigadores. Kosinski esperaba que algunas docenas de compañeros de universidad rellenaran el cuestionario, pero antes de lo que esperaba, cientos, miles y hasta millones de personas le habían revelado sus más íntimas convicciones. De repente, los dos estudiantes de doctorado tenían la mayor base de datos que combinaba evaluaciones psicométricas con perfiles de Facebook.
El método que Kosinski y sus compañeros desarrollaron durante los siguientes años era bastante simple. Primero, presentaban a los participantes un formulario online. De sus respuestas, los psicólogos calculaban los valores de sus Big Five. El equipo de Kosinksi comparaba entonces los resultados con toda la demás información que pudieran obtener del sujeto: a qué hacían “me gusta”, qué compartían y que escribían en Facebook, qué edad tenían, género o lugar de residencia. Esto permitía a los investigadores unir puntos y crear correlaciones. Por ejemplo, los hombres que hacían “me gusta” en cosméticos MAC eran, por lo general, gays; uno de los mayores indicadores de heterosexualidad es que hubiera hecho like al Wu-Tang Clan. Los seguidores de Lady Gaga tendían a ser más extrovertidos, mientras más “filosóficos” tendían a ser más introvertidos. Aunque una sóla pieza de esta información es irrelevante para hacer una predicción, cuando se combinan decenas, centenas o miles de estos datos, los resultados de las predicciones llegan a ser muy acertados.
Los seguidores de Lady Gaga tendían a ser más extrovertidos, mientras más “filosóficos” tendían a ser más introvertidos.
Kosinski y su equipo siguieron redefiniendo sus modelos. En 2012, Kosinski demostró que con una media de 68 “me gusta” de un usuario, era posible predecir su color de piel (en un 95 por ciento), su orientación sexual (88 por ciento) y su afiliación al partido Demócrata o Republicano (85 por ciento). Pero no acababa ahí. Inteligencia, religión, consumo de alcohol y tabaco, podían predecirse. De estos datos, podía incluso saberse si los padres de una persona estaban divorciados. La robustez del modelo podía ilustrarse sobre cómo de bueno era éste prediciendo las respuestas del sujeto. Kosinski continuó trabajando en su modelo de forma incesante: en poco tiempo, el modelo era capaz de evaluar a una persona mejor que un compañero de trabajo, basándose sólo en 10 “me gusta”. 70 “me gusta” eran suficiente para para hacerlo mejor que un amigo, 150 mejor que sus padres, y 300 mejor que su pareja. Más “me gusta” podían incluso predecir más de lo que la misma persona sabía sobre ella misma. El día en que Kosinski publicó estos descubrimientos, recibió dos llamadas de teléfono: Una amenaza de denuncia y una oferta de trabajo. Las dos eran de Facebook.
Unas semanas después, los “me gusta” en Facebook pasaron a ser privados por defecto. Antes, la configuración por defecto era que cualquier persona podía ver tus “me gusta”. Esto no fue inconveniente para los recolectores de datos: mientras que Kosinski siempre pedía el consentimiento de los usuarios, muchas aplicaciones y cuestionarios online requerían acceso a la información privada como precondición para poder rellenar el test. (Quien quiera evaluarse a sí mismo basándose en sus likes de Facebook puede hacerlo en la web de Kosinski: applymagicsauce.com, y luego comparar los resultados con los del clásico cuestionario de los Big Five:discovermyprofile.com/personality.html)
Pero no sólo se trata de “me gustas”, ni siquiera sólo de Facebook. Kosinski y su equipo pueden predecir valores de los Big Five basándose en el número de fotos de perfil o cuántos contactos tiene una persona (buen indicador de la extraversión). Pero también revelamos información cuando estamos offline. Por ejemplo, el sensor de movimiento de nuestros teléfonos indica cómo de rápido nos movemos y cómo de lejos viajamos (lo cual tiene correlación con inestabilidad emocional). Nuestro teléfono, concluye Kosinski, es un gran cuestionario psicológico que siempre estamos rellenando, ya sea consciente o inconscientemente. Lo mejor es que, sin embargo -y esto es clave- también funciona al revés: tus datos no sólo pueden generar un perfil psicológico, sino que pueden usarse al revés para encontrar ciertos perfiles de personas: padres con ansiedad, introvertidos furiosos, por ejemplo – ¿o quizás incluso todos los demócratas indecisos? Básicamente, lo que Kosinski había inventado era un buscador de personas.
Nuestro teléfono, concluye Kosinski, es un gran cuestionario psicológico que siempre estamos rellenando, ya sea consciente o inconscientemente.
Kosinski empezó a reconocer el potencial -aunque también el peligro inherente- de su obra. Para él, Internet había sido una especie de regalo del cielo. Lo que él pretendía era devolver el favor, compartirlo. Los datos se pueden copiar, así que ¿por qué no íbamos todos a aprovecharnos de ello? Era el espíritu de una nueva generación, el comienzo de una nueva era que traspasaba las limitaciones del mundo físico. ¿Pero qué pasaría, se preguntaba Kosinski, si alguien abusara de su buscador de personas para manipular a la gente? Comenzó a añadir advertencias a casi todo su trabajo científico. Su método, advertía, “podía suponer una amenaza para el bienestar, libertad e incluso, para la vida del individuo”. Pero parece que nadie entendió lo que quería decir.
Sobre esta fecha, a principios de 2014, un joven profesor asistente llamado Aleksandr Kogan se acercó a Kosinski. Le comentó que, hablando en nombre de una empresa, estaba interesado en su método. Dicha compañía quería tener acceso a la base de datos de myPersonality, recuerda Kosinski. Kogan no podía decir con qué objetivo quería esta empresa esta información; debía guardar el secreto. Al principio, Kosinski y su equipo consideraron la oferta, puesto que supondría un buen ingreso de dinero en el centro -pero entonces dudó. Al final, recuerda Kosinski, Kogan desveló el nombre de la compañía: SCL- Strategic Communication Laboratories. Kosinski buscó en Google la compañía: “[Somos] la principal agencia de gestión electoral”, explicaba la web de la compañía. SCL ofrecía marketing basado en modelos psicológicos. Unos de sus principales objetivos: Influenciar en elecciones. ¿Influenciar en elecciones? Perturbado, Kosinski indagó en la web. ¿Qué tipo de compañía era esta? ¿Y qué tenía entre manos?
Había algo que Kosinski no conocía en aquel momento: SCL es la matriz de un grupo de compañías. A quién pertenece SCL y sus diversas ramas no está claro, gracias a una difusa estructura corporativa, como puede comprobarse en el registro de compañías británico, los papeles de Panamá y su registro como compañía en Delaware. Algunas de las ramas de SCL han estado involucradas en el derrocamiento de gobiernos en países en desarrollo, mientras que otras han desarrollado métodos de manipulación psicológica al pueblo afgano a petición de la OTAN. Además, SCL es la empresa madre de Cambridge Analytica, la siniestra compañía de Big Data que luego trabajó para la campaña online de Trump y el Brexit.
Kosinski no sabía nada en absoluto de todo esto, pero tenía un presentimiento. “Todo empezaba a oler mal”, recuerda. Tras más investigaciones, descubrió que Aleksandr Kogan había registrado, de forma secreta, una compañía que hacía negocios con SCL. Como demostró posteriormente The Guardian en Diciembre de 2015, y por documentos revisados por Das Magazin, SCL había descubierto el método de Kosinski a través de Kogan. De repente Kosinski pensó que habían conseguido reproducir (¿o copiar?) su método de medida del Big Five usando los “me gusta” de Facebook para venderlo a esta compañía de “gestión de elecciones”. Kosinski cortó directamente el contacto con Kogan e informó al director del instituto, generando así un difícil conflicto en la universidad. El instituto temía por su reputación. Aleksander Kogan se mudó a Singapur, se casó, y se cambió el nombre a “Dr. Spectre”. Michal Kosinski terminó su doctorado, obtuvo un trabajo en Stanford y se mudó a Estados Unidos.
Todo se mantuvo en calma durante un año. Hasta que, en Noviembre de 2015, la más radical de las campañas de Brexit, “Leave.EU”, liderado por Nigel Farage, anunciaba que había encargado a una compañía de Big Data llevar su campaña online: Cambridge Analytica. El mayor potencial de la compañía: novedoso marketing político -microtargeting- midiendo la personalidad de la gente por sus huellas en la nube, basado en el modelo OCEAN.
Kosinski empezó a recibir emails preguntando qué tenía él que ver con eso -las palabras Cambridge, personalidad y análisis llevaban a mucha gente a pensar directamente en Kosinski. Era la primera vez que Kosinski escuchaba sobre esta compañía. Preocupado, buscó en la web. ¿Estaban usando su método a gran escala con intereses políticos?
Tras el resultado del Brexit, amigos y conocidos le escribían: Mira lo que has conseguido. A cada sitio que iba, Kosinski tenía que explicar que no tenía nada que ver con esta compañía.
Tras el resultado del Brexit, amigos y conocidos le escribían: Mira lo que has conseguido.
Pasaron meses. El 19 de Septiembre de 2016 llegó; las elecciones americanas se acercaban rápidamente. Riffs de guitarra llenaban la recepción azul oscura del New York Grand Hyatt Hotel; “Bad Moon Risin” de Creedence Clearwater Revival. El Concordia Summit es una especie de Foro Económico Mundial en miniatura. Dirigentes de todo el mundo habían sido invitados, entre ellos el presidente suizo Schenider-Ammann. “Por favor, den la bienvenida a Alexander Nix, CEO de Cambridge Analytica”, anunciaba una suave voz femenina. Un hombre delgado en traje oscuro subía al escenario. De repente, silencio. (El vídeo está en Youtube). Muchos de los presentes sabían que el presente era el nuevo hombre de Trump para su estrategia digital. “Pronto me llamareis Mr. Brexit”, Trump twiteaba recientemente, de forma un poco críptica, unas semanas antes. Algunos analistas políticos ya habían percibido algunas similaridades inquietantes entre la agenda de Trump y la de la del movimiento de Leave del Brexit. Pero pocos habían caído en la reciente contratación de una compañía de marketing llamada Cambridge Analytica.
Hasta este momento, la campaña digital de Trump había consistido en básicamente una persona: Brad Parscale, un emprendedor publicitario y fallido fundador de una startup que creó una web para Trump por 1500 dólares. Trump, con 70 años, no es demasiado amante de la tecnología -ni siquiera tiene ordenador en su escritorio. Trump no usa emails, según revelaba su asistenta personal. Ella misma le insistía en tener un smartphone- desde donde ahora twittea sin parar.
Hillary Clinton, por otro lado, confiaba plenamente en el legado del primer “presidente de redes sociales”, Barack Obama. Tenía la lista de direcciones de todo el Partido Demócrata, conseguido gracias a análisis de alta tecnología de “BlueLabs” y recibía soporte de Google y DramWorks. Cuando se anunció en junio de 2016 que Trump había contratado a Cambridge Analytica, el “establishment” de Washington renegó y lo criticó. ¿Extranjeros en trajes a medida que no entienden ni nuestro país ni nuestra gente? ¿En serio?
“Es un privilegio para mí el hablar antes ustedes hoy sobre el poder del Big Data y la psicografía en el proceso electoral”. El logo de Cambridge Analytica – un cerebro compuesto de nodos de una red, como un mapa, aparecía tras Alexander Nix. “Hace sólo dieciocho meses, el Senador Cruz era uno de los candidatos menos populares”, explicaba el hombre rubio con su distinguido acento británico, que deja a los americanos igual de incómodos que un acento puro alemán deja a un suizo. “Menos del 40 por ciento de la población había escuchado hablar de él”, decía otra diapositiva. Al final de 2014, Cambridge Analytica se había involucrado en las campañas electorales de Estados Unidos, en un principio como consultora para el republicano Ted Cruz, subvencionado por el reservado billonario del software Robert Mercer. Todos en la sala conocían el meteórico ascenso del Senador conservador Cruz. Era uno de los sucesos más extraños de la campaña electoral: ¿Cómo había conseguido el Senador Cruz llegar a ser la última competencia directa de Trump para las primarias Republicanas, subiendo del 5 al 35 por ciento? “¿Cómo lo hizo?”. Hasta ahora, explica Nix, las campañas electorales se han basado en conceptos demográficos. “Una idea ridícula. La idea de que todas las mujeres debían recibir el mismo mensaje sólo por su género o que todos los afroamericanos debían hacerlo por su raza.” Lo que Nix quiere decir es que los demás han confiado en la demografía, mientras que Cambridge Analytica está usando psicometría.
Aunque esto sea cierto, el papel de Cambridge Analytica en la campaña de Cruz no está libre de disputas. En Diciembre de 2015, el equipo de Cruz reconocía su exitoso ascenso gracias al uso psicológico de datos y análisis. En la “Era de la Publicidad”, un cliente político calificó al personal de Cambridge como “una rueda de respuesto”, pero consideró que su producto principal, el modelo de datos de votantes de Cambridge, continuaba siendo “excelente”. Aún así, no está claro hasta qué punto estaba Cambridge Analytica involucrada en la campaña de “Leave”. Cambridge Analytica no discutirá estas preguntas.
Nix pasa a la siguiente diapositiva: cinco caras diferentes, cada una correspondiente a un perfil de personalidad. Es el Big Five, o el modelo OCEAN. “En Cambridge”, comenta Nix, “somos capaces de crear un modelo para predecir la personalidad de cada uno de los adultos en los Estados Unidos de América.”. La audiencia presta atención. Según Nix, el éxito del marketing de Cambridge Analytica se basa en una combinación de tres elementos: ciencia del comportamiento usando el modelo OCEAN, análisis de Big Data, y publicidad especializada. La publicidad especializada, en otras palabras, es una publicidad dirigida y formulada de forma muy concreta para la personalidad de cada individuo.
Nix explica cómo su compañía consigue estos resultados. Primero, Cambridge Analytica compra datos personales de distintas fuentes como registros de propiedades, datos de transporte, de compras, tarjetas de bonus, pertenencia a clubs, que revistas lees, a qué iglesias vas, etc. Nix enseña los logos de varias compañías especializadas en este tipo de información como Acxiom y Experian -en los Estados Unidos, casi toda la información personal está a la venta. Por ejemplo, si quieres saber dónde vienen las mujeres judías, puedes comprar la información, con números de teléfono incluido. Luego, Cambridge Analytica agrega todos esos datos con la lista miembros del Partido Republicano y datos online como los “me gusta” de facebook- hoy en día la compañía dice no usar datos de facebook y calcula un perfil de personalidad de Big Five. Las huellas digitales de repente se convierten en una persona real, con miedos, necesidades, intereses y dirección física.
La metodología es bastante similar a la que desarrolló en aquel momento Michal Kosinski. Cambridge Analytica usaba además, según Nix, “encuestas en redes sociales” y datos de Facebook. Y Cambridge Analytica hacía precisamente lo mismo que Kosinski advertía: “Hemos creado perfiles de todos los adultos de Estados Unidos, 220 millones de personas”, se enorgullecía Nix. Abre una captura de pantalla. “Este es el panel resumen que preparamos para la campaña de Cruz”. Un panel de control aparece. A la izquierda están los diagramas, a la derecha un mapa de Iowa, donde Cruz ganó un importante número de votos en las primarias. Y en el mapa, aparecen cientos de miles de puntos rojos y azules. Nix ajusta el filtro aún más: “Republicanos”, -los puntos azules desaparecen; “Incesisos”- más puntos desaparecen; “hombres”, etc. Finalmente, sólo una persona queda en el mapa, incluyendo edad, dirección, intereses, personalidad e inclinación política. ¿Cómo hace Cambridge Analytica para actuar específicamente sobre esta persona con el mensaje político correcto?
Nix enseña cómo pueden dirigirse de forma distinta a votantes que han sido categorizados psicológicamente, usando como ejemplo el derecho al uso de armas, la Segunda Enmienda: “Para un público neurótico y diligente, la amenaza de un robo -y la póliza de seguro de un arma”. Una imagen a la izquierda muestra la mano de un ladrón rompiendo una ventana. A la derecha, una foto de un hombre con su hijo contemplando el atardecer, ambos con armas en la mano, disparando a patos. “Por otro lado, para un público más cercano y afable. Gente que se preocupa de las tradiciones, los hábitos, la familia”.

Cómo mantener a los votantes de Clinton lejos de las urnas

big-data
Las huellas digitales de repente se convierten en una persona real, con miedos, necesidades, intereses y dirección física. Foto: Gointeraction.biz
Las continuas inconsistencias de Trump, su muy criticada inconsistencia, y sus consecuentes mensajes contradictorios, de repente se convirtieron en su principal arma: un mensaje distinto para cada votante. El que Trump actuara como un perfecto algoritmo oportunista siguiendo únicamente la reacción del público es algo que el matemático Cathy O’Neil ya había mencionado en Agosto de 2016. “Prácticamente cada mensaje de Trump fue diseñado por el análisis de los datos”, recuerda Alexander Nix. El día del tercer debate entre Trump y Clinton, el equipo de Trump probó 175 mil variaciones de sus argumentos para encontrar la mejor, todo basado en Facebook. Los mensajes se distinguían en su mayoría por detalles microscópicos, con el objetivo de llegar al espectador de la mejor forma posible: diferentes cabeceras, colores, ilustraciones con fotos o vídeos. El perfeccionismo llegaba hasta los grupos más minoritarios, explica Nix en una entrevista a Das Magazin. “Podemos llegar a pueblos o bloques de apartamentos de una forma concreta. Incluso a particulares”.
“Prácticamente cada mensaje de Trump fue diseñado por el análisis de los datos”, recuerda Alexander Nix.
En el distrito de Miami de Little Haiti, la campaña de Trump mostraba a sus habitantes noticias acerca del fracaso de la fundación de Clinton en la ayuda tras el terremoto de Haití -con el objetivo de que no votaran a Hillary Clinton. Este era uno de los objetivos: mantener a potenciales votantes de Clinton (incluyendo gente de izquierda insegura, afroamericanos y mujeres jóvenes) lejos de las urnas, “borrar” su voto, cómo decía uno de los empleados de Trump. Estos “puntos oscuros”- publicidad encubierta en la lista de noticias de facebook de forma que sólo ciertos perfiles específicos pueden verlo – incluían videos únicamente para afroamericanos donde Hillary Clinton se refería a los hombres negros como “depredadores”, por ejemplo.
Estos “puntos oscuros” – publicidad encubierta en la lista de noticias de facebook de forma que sólo ciertos perfiles específicos pueden verlo – incluían videos únicamente para afroamericanos donde Hillary Clinton se refería a los hombres negros como “depredadores”, por ejemplo.
Nix acaba su presentación en el Concordia Summit dejando claro que la publicidad tradicional está muerta. “Mis hijos seguramente nunca, jamás, entenderán este concepto de comunicación masiva.”. Antes de dejar el escenario, anunciaba que uno de los dos candidatos que aún quedaban estaba usando esta nueva tecnología.
La precisión con la que la población americana se estaba abordando por las tropas digitales de Trump en ese momento no estaba claro -porque atacaban menos en la televisión tradicional, y más con mensajes personalizados en redes sociales o televisión digital. Y mientras que el equipo de Clinton pensaba que estaba en cabeza basado en proyecciones demográficas, la periodista de Bloomberg Sasha Issenberg se sorprendía en una visita a San Antonio -donde se basa la campaña digital de Trump- cuando vio que se estaban creando unas segundas sedes. El equipo integrado de Cambridge Analytica, aparentemente sólo 12 personas, recibió 100.000 dólares de Trump en Julio, 250 mil en agosto, y 5 millones en septiembre. Según nuestras últimas conversaciones con Mr. Nix, ganaron más de 15 millones de dólares en total.
Y los efectos fueron radicales: Desde Julio de 2016, los “corredores” de Trump que iban puerta por puerta tenían una aplicación móvil donde podían identificar las ideas políticas de los habitantes de una vivienda. Fue la misma app que se usó durante el Brexit. La gente de Trump sólo pegaba en las puertas de gente que la app consideraba receptivas a sus mensajes. Iban preparados con guiones para conversaciones personalizadas según el tipo de persona. Además, éstos rellenaban las reacciones de la gente en la propia aplicación – y a aplicación llegaba directamente al panel de control de la campaña de Trump.
Esto no es nada nuevo. El equipo de Clinton hizo cosas similares -pero hasta donde sabemos, no crearon perfiles psicométricos. Cambridge Analytica, sin embargo, dividió la población americana en 32 tipos de personalidades, y se enfocó en sólo 17 estados. Y tal y como Kosinski estableció que un hombre interesado en productos MAC tiene alta probabilidad de ser gay, Cambridge Analytica descubrió que tener preferencia por coches hechos en Estados Unidos era un buen indicador de cercanía a las ideas de Trump. Entre otras cosas, estos descubrimientos mostraron qué mensajes de Trump funcionaban mejor y dónde. La decisión de centrarse en Wisconsin y Michigan en las últimas semanas de la campaña se tomó basada en los datos analizados. El candidato se convirtió en el instrumento para implementar un modelo.

¿Qué está haciendo Cambridge Analytica en Europa?

¿Pero hasta qué punto influenciaron los métodos psicométricos el resultado de las elecciones? Cuando preguntamos, Cambridge Analytica no quiere dar ningún detalle sobre la efectividad de su campaña. Y quizás la pregunta de si los métodos psicométricos tuvieron algún efecto en el resultado de las elecciones de 2016 sea imposible de responder. Aún así existen pistas: Hay un incremento inesperado de Ted Cruz durante las primarias. También incrementó el voto en las zonas rurales. Hubo un descenso en los votos de los afroamericanos primerizos. El hecho de que Trump empleó tan poco dinero también podría ser explicado por la efectividad del método de la publicidad basada en personalidad. Así como el hecho de que gastó mucho más en su campaña digital que en televisión comparado con Hillary Clinton. Facebook resultó ser el arma definitiva y el mejor aliado en la campaña, como muestran los tweets de muchos empleados de Trump.
Muchos han dicho que los estadistas perdieron las elecciones con sus predicciones tan alejadas de la realidad. ¿Pero y si es al revés?: Los estadistas de hecho ganaron las elecciones -pero sólo los que usaron el nuevo método. Es una ironía de la vida que Trump se quejara con la investigación científica, mientras usaba un método puramente científico en su campaña.
Otro gran ganador es Cambridge Analytica. Steve Bannon, conocido miembro del comité directivo de la compañía y antiguo ejecutivo del periódico conservador Breitbart News, ha sido elegido como Consejero Senior de Donald Trump y Jefe de Estrategia. Marion Maréchal-Le Pen, la activista del Front-National y sobrina del candidato presidencial a Francia, ya ha comentado en twitter que aceptaría una invitación para colaborar con él, y en un video interno de Cambridge Analytica, la grabación de una reunión se titula “Italia”. Ya en 2012 SCL Elections estaba presente en la política italiana. Aunque Cambridge Analytica no comenta nada sobre sus supuestas conversaciones con la Primera Ministra británica Theresa May, Alexander Nix asegura que está formando su cartera de clientes en todo el mundo, y que tiene peticiones de Suiza y Alemania.
Kosinski ha observado todo desde su oficina en Stanford. Tras las elecciones, existe cierta confusión en la Universidad. Kosinski responde con la mejor arma para un investigador: análisis científico. Junto con su compañera Sandra Matz, ha llevado a cabo una serie de pruebas, las cuales serán pronto publicadas. Los resultados iniciales, a los que ha tenido acceso Das Magazin, son alarmantes: El estudio muestra que la efectividad del método de la publicidad personalizada por perfil puede conseguir un 63 por ciento más de clicks y un mil 400 por ciento más de conversión en campañas publicitarias en facebook dirigidas a personas basadas en sus características específicas. Demuestran además la escalabilidad de este método, mostrando como la mayoría de las páginas de facebook que promocionan productos o marcas están muy marcadas por la personalidad de sus miembros, y que una gran parte de consumidores pueden ser bien categorizados basados en su reacción con una sola página de facebook.
El mundo está del revés. Gran Bretaña deja Europa, Donald Trump es presidente de los Estados Unidos de América. Y en Stanford, el investigador polaco Michal Kosinski, que quería advertir sobre el riesgo de usar el análisis psicométrico en la publicidad política, sigue recibiendo emails acusatorios. “No”, dice Kosinski con calma mientras agita su cabeza, “esto no es culpa mía. Yo no construí la bomba. Sólo demostré que existía”.
Nota:
Este artículo es una traducción personal al castellano del original “Ich habe nur gezeigt, dass es die Bombe gibt”, publicado por Das Magazin. La traducción no se hizo en base al original alemán, sino a una versión inglesa ahora desaparecida, encontrada en aNtiDiTe Zine, y que ahora está disponible en VICE.
cambridge-analytica
Es una ironía de la vida que Trump se quejara con la investigación científica, mientras usaba un método puramente científico en su campaña. Foto: Omni.se
(Tomado del blog de Pablo Reyes)

Denuncian asesinato de otro líder social colombiano


Faiver Cerón Gómez, presidente de una Junta de Acción Comunal en Mercaderes, fue asesinado por desconocidos. | Foto: ‎@AndresEliasGil
Faiver Cerón Gómez, presidente de una Junta de Acción Comunal en Mercaderes, fue asesinado por desconocidos. | Foto: ‎@AndresEliasGil
Organismos defensores de los derechos humanos en Colombia denunciaron este domingo el asesinato del líder social Faiver Cerón Gómez, presidente de la Junta de Acción Comunal del corregimiento de Esmeraldas, en el municipio de Mercaderes, sur del departamento del Cauca.
Cerón fue asesinado de 15 disparos de fusil mientras regresaba en una motocicleta a su residencia. El líder social era defensor de las aguas del macizo colombiano y trabajaba en contra de la erradicación forzada.
Cerón Gómez regresaba a su casa luego de participar en una reunión del Consejo Comunitario de Gobierno con funcionarios de la Alcaldía Municipal y de la Gobernación del Cauca.
Por otra parte, el presidente colombiano Juan Manuel Santos instó a través de su cuenta en la red social Twitter a la Policía Nacional y a la Fiscalía General, a que actúen rápido en el esclarecimiento del asesinato del líder social.
(Con información de Telesur)

"Comparar las elecciones ecuatorianas con Stalingrado es totalmente equivocado"


Entrevista a Guillermo Almeyra, editorialista internacional de La Jornada (México)


M.H.: Leyendo un artículo de Emir Sader, relacionado con la situación de Portugal, donde gobierna una alianza del Partido Socialista, el Frente de Izquierda y el partido Comunista, señala que a casi un año y medio, este gobierno es más popular que nunca con resultados económicos y sociales muy positivos, confirmando que la vía de la izquierda hoy en día es la unión de lucha por la superación del modelo neoliberal.
Da una serie de datos, dice que la jornada de trabajo fue reducida a 35 horas, el sueldo vital aumentó en términos reales, al igual que las remuneraciones de los jubilados, se respetan los criterios sobre déficit presupuestarios, todo ello acompañado del reinicio del crecimiento económico. El objetivo de esta nota es aconsejar una vía similar para España, una alianza de Podemos con el Partido Socialista Obrero Español y en Francia donde triunfó la izquierda en el Partido Socialista, con un frente con Melenchón y el candidato verde.
Al leer esta nota me surgió una duda, porque cuando estuve en España compré una serie de publicaciones, diarios y revistas, entre ellas una que es bastante de derecha que se llama Actualidad Económica, que en el mes de noviembre pasado señalaba: “Portugal tiene un PBI todavía inferior al de hace 8 años, la deuda pública es un 136% del PBI, se resiste a descender y corre el riesgo de dispararse. El gasto público representa el 48% del PBI. Todos los indicadores de pobreza han empeorado.” ¿Quién tiene razón, Emir Sader o Actualidad Económica?
G.A.: Yo creo que la razón está en la mitad. Actualidad Económica da datos que se condicen con que Portugal es uno de los países más pobres y frágiles de la Unión Europea. Pero lo cierto es que en Portugal ha mejorado un poco la situación por el gran flujo de turistas y además la crisis de los otros países, sobre todo los más ricos, Suiza, Francia y otros, lleva un flujo enorme de jubilados que van a vivir a Portugal, entonces, entran divisas y hay un mejoramiento relativo de la economía debido a ese factor. A un jubilado le resulta mucho más fácil vivir en Portugal con su pensión que en Francia que es más difícil y más frío. Eso ha favorecido a Portugal, así como el terrorismo en Francia ha favorecido a España porque casi dos millones de turistas se fueron a España batiendo récords.
En cuanto a estas cuestiones coyunturales ha mejorado, pero en lo fundamental no. Portugal sigue siendo un país de emigración de mano de obra. El problema es que los socialistas se vieron obligados a hacer una política que no fuera de austeridad, y a hacer algunas concesiones. Y el Partido Comunista e incluso el Frente de Izquierda que no están en el gobierno, presionan desde la mayoría, aunque no pueden modificar las políticas públicas.
Entonces, las cosas se han hecho con paños tibios, pero sin dudas está mejorando respecto de hace 2 años atrás. En lo esencial su situación sigue siendo crítica, pero hay otros países que están peor, entonces aprovecha.
M.H.: Otro tema que quería abordar tiene que ver con un artículo que escribió Atilio Borón, me llamó la atención porque dice que la elección en Ecuador será el escenario de una decisiva batalla como en Stalingrado.
G.A.: Está loco. La batalla de Stalingrado fue una batalla decisiva contra el nazismo, fue la defensa de un país agredido, que no era capitalista y tampoco socialista; pero fue eso, la defensa heroica de un país agredido. En el caso de Ecuador las elecciones son de un estado burgués común entre un gobierno “progresista” como era el de Lula o el de Cristina Kirchner y una derecha que sigue teniendo un peso muy grande en el campo económico y financiero y que tiene partidos tradicionales, tales como la izquierda. Además, el gobierno de Rafael Correa está ocupando la zona de una comunidad indígena para hacer un gasoducto contra su voluntad y ha reprimido a la izquierda y al movimiento indígena.
Este es un análisis típico del tipo de sociólogos que repudio, que se guían por lo que pasa en los gobiernos y no miran las políticas de esos gobiernos hacia los trabajadores y los oprimidos de ese país, ni miran la situación y las necesidades de los trabajadores. Miran como si fuera un tema entre Estados y Gobiernos y creen que los llamados gobiernos progresistas están en dificultades solo porque el imperialismo los hostiga, de ahí la idea de Stalingrado. Es totalmente equivocado el análisis.
M.H.: Quiero llamarle la atención sobre un tema, usted dice “están hostigados por el imperialismo”, pero en el artículo Atilio Borón le da un lugar central a los medios de comunicación y dice que en América Latina han reemplazado a la derecha por la falta de partidos políticos competitivos. Entre otros da una serie de casos, plantea la elección presidencial en Argentina, el caso del referéndum a Evo Morales y las agresiones al gobierno de Maduro. La pregunta que me hago es: los ataques de la prensa al chavismo empezaron apenas asumió Chávez y, sin embargo, ahora tienen una influencia que antes no tenían. Me parece que ésta es una discusión importante para la izquierda y los movimientos populares, esto de decir que se pierden elecciones por el papel de los medios de comunicación.
G.A.: En efecto, los medios de comunicación existieron desde antes de estos gobiernos. La Nación y Clarín existían antes y durante el gobierno de los Kirchner. Lo que llevó al derrumbe de este gobierno y al fracaso del gobierno de Cristina Kirchner fueron los errores, la arrogancia y las concesiones a las grandes empresas; si perdió popularidad no fue por los medios de comunicación que ya antes estaban en contra, sino porque la gente ya no pudo creerle al gobierno y empezó a creerle a los medios.
Lo mismo pasó en Venezuela; con toda la prensa en contra, Chávez tenía una enorme popularidad porque la gente le creía, ahora con toda la prensa en contra Maduro no tiene la popularidad que tenía Chávez y se apoya sobre todo en la burocracia y las Fuerzas Armadas y no en una movilización de masas, entonces la gente no le cree y empieza a creerle a los diarios que, por supuesto, son mentirosos, porque son grandes empresas, como todos los diarios importantes de los países de América Latina. Lo grave es que ninguno de estos gobiernos ha sido capaz de crear una prensa alternativa creíble que no fuera simplemente una reproducción de las declaraciones oficiales.
M.H.: O peor, porque lo de Spolsky y Garfunkel fue peor.
G.A.: Efectivamente. Entonces, no tienen credibilidad, 678 era una porquería, no tenía credibilidad. Lo mismo si uno lee Caracas, el periódico oficialista de Venezuela, no informa, no tiene nada, no hay una discusión real. Telesur es muy buena pero hacia afuera, no dice nada de lo que sucede en Venezuela o en los países aliados como Cuba, Ecuador y otros. Es una visión oficialista y satisfactoria, si uno lee la prensa cubana se te caen los calzones, es insoportable.
M.H.: Sí. Estuve leyendo la nota que sacaron sobre Camilo Cienfuegos en el aniversario de su nacimiento, realmente es para niños de escuela primaria.
G.A.: Y no hay nada sobre lo que pasa hoy en Cuba, no hay reportajes sobre la gente. La gente no se siente reflejada en esos periódicos, les da la espalda, cuando son el único medio como en Cuba, no les queda otra, o le dan la espalda. Pero en otros países, cuánta gente macrista lee Clarín o La Nación, incluso lo que produjo el kirchnerismo como Página 12 era pobrísimo, tan pobre es que no informaban sobre las marchas y movilizaciones; entonces no pueden tener credibilidad alguna. Ese es el problema.
M.H.: No quiero dejar de preguntarle por las movilizaciones que se han producido en el norte de París donde la semana pasada un joven negro fue violado por la policía.
G.A.: Sí, agredido, violado y torturado por 4 policías. La extrema derecha francesa apoya a los policías. Lo que pasa es que este joven era negro, todos los que no son rubios ni tienen ojos celestes son sospechosos por portación de cara y son víctimas de violencia, porque la policía tiene la libertad de hacerlo porque no tiene sanciones. Tuvo que ir Hollande a pedir disculpas al joven y causó una conmoción porque se les fue la mano a la policía, pero ha habido cientos de casos anteriores, incluso hacia un periodista que por fotografiar el maltrato a un joven árabe lo acorralaron en un zaguán, lo ahorcaron, lo amenazaron con violarlo, a pesar de que era rubio y francés y le quitaron el celular para que aprendiera. Y era un periodista que pudo denunciarlo, pero no son los primeros casos de violencia policial. 

A cada cual su Stalingrado



En Ecuador el domingo se sabrán los resultados de la campaña presidencial en la que se enfrentan principalmente dos fuerzas capitalistas: la de la vieja derecha, con sus partidos corruptos y con el dinero de los hombres más ricos del país y el sector neodesarrollista y “progresista” dirigido por el actual presidente Rafael Correa su partido Alianza País, cuyo candidato es Lenín Moreno, sin duda mucho mejor que sus adversarios y el favorito en las encuestas pues el gobierno de Correa hizo bastantes cosas buenas.
La campaña ha sido gris y no entusiasmó ya que la izquierda ecologista, feminista, obrera e indigenista -que se separó hace rato de Correa- no pudo presentar un candidato con posibilidades reales y la derecha ni siquiera logró unificarse y espera sobre todo de su control de los medios de información.
Pero, como lo demuestran los ejemplos de Argentina, Brasil, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Hugo Chávez, Evo Morales, Rafael Correa mismo y hasta Lula y Néstor Kirchner llegaron a la presidencia teniendo a todos esos medios en contra y sólo posteriormente sus propios errores y sus propias limitaciones políticas les fueron dando credibilidad a los ladridos de esa jauría.
Es obvio decirlo, pero en estas elecciones presidenciales en Ecuador se dirime la relación de fuerzas entre los principales bloques capitalistas del país, con la intervención oculta, como siempre, del Departamento de Estado y de las Transnacionales y con una izquierda social muy golpeada y desilusionada por el gobierno de Correa y que no está en condiciones de ser protagónica. Sobre todo ahora que Correa no pensó nada mejor en épocas electorales que ocupar militarmente el territorio de los indígenas shuars para obligarles a aceptar instalaciones petroleras en su territorio y asestó así un golpe simultáneo a la defensa del ambiente y a la autonomía de los pueblos indígenas, ambos derechos constitucionales fundamentales.
Sin embargo hay analistas que escriben y vuelven a escribir muy orondos que en Ecuador se está librando una nueva batalla de Stalingrado.
Como se sabe, Ecuador tiene apenas 16 millones de habitantes, es decir, sólo ocho veces la cantidad de muertos en Stalingrado. Como se sabe también, entre agosto de 1942 y principios de 1943 en Stalingrado Hitler perdió cientos de miles de sus mejores tropas y oficiales, su imagen de invencibilidad y la iniciativa en la guerra, que terminó con la ocupación soviética de Berlín.
En 1937 Stalin había decapitado al ejército. El pacto Molotov-Ribbentropp le permitió ocupar media Polonia, pero sin oficiales capaces fracasó en la ocupación de Finlandia frente a fuerzas muy menores. Confiado en la alianza con Hitler, perdió casi toda la aviación –que estaba en tierra y sin camuflage- y más de un millón de hombres cuando inició la ocupación alemana. Pero el pueblo soviético resistió heroicamente y venció.
La fuerza de un país reside en la voluntad de lucha de su pueblo, no en su gobierno el cual, como mucho, es sólo uno de los factores que inciden en la relación de fuerzas. ¿Acaso Cuba era más débil en los años en que estuvo radiada de la OEA –precisamente los de mayor apoyo a su revolución en todos los países latinoamericanos- que hoy, cuando se desvanecieron los principales gobiernos “progresistas”?
Los soviéticos, pese a Stalin salvaron la democracia en el mundo y a los eslavos y los pueblos asiáticos de la esclavitud que les preparaba el nazismo. Son los pueblos los que establecen la relación de fuerzas y no sus direcciones transitorias.
Hay gente que juzga al revés y, acostumbrados a servir toda la vida a diversos gobiernos “progresistas” o no, ven las hojas, no los rábanos y confunden una elección presidencial con un nuevo Stalingrado porque, según ellos, quien resiste hoy a la derecha agente del imperialismo no es el pueblo ecuatoriano sino Rafael Correa.
En mi opinión, va a ganar Lenín Moreno y las cosas van a quedar como están. O sea, sin soluciones de fondo, porque Correa ni eliminó la dolarización de la moneda ecuatoriana ni aplicó las propuestas de la comisión Olmos, de excelente nivel, después de la auditoría de la deuda externa –que sigue pagando- ni defiende el medio ambiente. Si ganase la derecha, por supuesto que la situación se agravaría, pero el pueblo ecuatoriano no dejo de existir y ya derribó con su movilización a los presidentes Abdalá Bucaram, Jamil Mauad y Lucio Gutiérrez e impuso finalmente la Revolución Ciudadana de Rafael Correa.
No son los equipos “progresistas” los que resisten (muy poco y muy mal) al imperialismo y a la derecha sino que es la presión popular la que moldea y cambia a exmenemistas, como los Kirchner, en defensores del mercado interno o militares como Hugo Chávez, partidarios originalmente de un socialcristianismo a la Maduro, en organizadores de poder popular con una línea anticapitalista. La altura de los dirigentes depende de la altura de la ola social sobre la cual surfean y, si caen o evolucionan mal eso no se debe al oleaje sino a su impericia. ¿Quién obliga a Evo Morales, por ejemplo, a construir un museo Morales donde se exhibe como trofeo una camiseta de Neymar o a presentarse para una tercera reelección anticonstitucional?
En la visión de las elecciones presidenciales ecuatorianas, con toda su importancia, que no les quitamos, no hay sólo una ridícula exageración sino, sobre todo, un enfoque conservador, desde los gobiernos, de los procesos históricos. Si quieres medir a los de arriba, mira lo que están dispuestos a hacer los de abajo sobre los cuales aquéllos se sostienen.
Estos consejeros de los gobiernos son muy malos porque no son capaces ni siquiera a posteriori de preguntarse sobre el por qué de las derrotas de aquéllos, que atribuyen a la ultraizquierda o, peor aún, a la negra ingratitud tanguera de los que cambiaron de opinión y de frente y convirtieron, por ejemplo, a Cristina Kirchner, con su 54 por ciento de votos, en una perdedora.

Expertos estadounidenses debaten sobre salud mental del presidente Trump


Foto: EFE/Archivo.
Foto: EFE/Archivo.
Un numeroso grupo de expertos en salud mental está lanzando la voz de alarma sobre la posibilidad de que el presidente estadounidense, Donald Trump, tenga algún trastorno de personalidad, rompiendo así con una norma ética de décadas que prohíbe diagnosticar a personalidades públicas sin consentimiento.
Un grupo de 35 psicólogos, psiquiatras y trabajadores sociales envió el martes una carta al periódico “The New York Times” en la que mostraba su preocupación por “la inestabilidad emocional” de Trump, lo que, en su opinión, lo “incapacita para servir de manera segura como presidente”.
“Sus palabras y su comportamiento sugieren una profunda incapacidad para empatizar. Individuos con este tipo de rasgos distorsionan la realidad, para que se adapte a su estado psicológico, y atacan los hechos y a quienes los transmiten, como periodistas y científicos”, aseguran.
En noviembre pasado, el psicólogo Nigel Barber aventuraba en el diario digital “Huffington Post” que Trump tiene rasgos que apuntan a que sufre un trastorno narcisista de la personalidad, lo que le llevaría a comportarse con falta de empatía, grandiosidad, autoritarismo y necesidad de admiración constante.
Las Asociación Psicológica Americana (APA), que representa a personal relacionado con la psicología en Estados Unidos, mantiene desde 1973 la “Norma Goldwater”, por la cual pide a todos los psicólogos del país que no aventuren diagnósticos de personalidades públicas sin tratarlos personalmente y bajo su consentimiento.
La norma tiene su origen en la campaña presidencial fallida de 1964 del senador republicano Barry Goldwater, que fue tachado de “paranoico” y “megalómano” por psicólogos en un artículo de una revista.
Goldwater posteriormente demandó al medio que publicó estas opiniones y el escándalo obligó a la APA a emitir una norma que varios psicólogos han pedido este año que se deje atrás para alertar de los peligros de tener a Trump en el Despacho Oval.
Legisladores demócratas se están sumando a la teoría de los trastornos mentales de Trump para atacar al nuevo presidente e incluso barajar la posibilidad de que se le inhabilite, utilizando una enmienda de la Constitución que permite deponer a un mandatario por incapacidad si se obtiene consentimiento de miembros del Ejecutivo y los votos de dos tercios del Legislativo.
La congresista californiana Jackie Speier criticó este jueves la “desquiciada” rueda de prensa de Trump, en la que durante más de una hora lanzó ataques contra los periodistas, insistió en que el margen de su victoria fue histórico pese a no serlo y aseguró que “las filtraciones (a los medios) son reales, pero las noticias son falsas, porque gran parte de las noticias son falsas”.
Speier no es la primera legisladora de la oposición que sugiere que Trump puede no ser apto para la Presidencia por un supuesto trastorno.
El fin de semana pasado, el senador demócrata Al Franken aseguró que algunos de sus colegas republicanos están preocupados por el estado mental de Trump, derivado de la creencia de que “miente mucho”.
El congresista demócrata de Oregón Earl Blumenauer pidió esta semana en el Capitolio que se “clarifiquen” las posibilidades legales de la Enmienda 25 de la Constitución, que contempla el procedimiento para destituir a un presidente por incapacidad, algo de lo que no se hablaba desde el tiroteo que acabó con la vida de John F. Kennedy en 1963.
Blumenauer aseguró que el “errático” comportamiento de Trump requiere una revisión porque la enmienda constitucional “tiene lagunas en el caso de incapacidad mental o emocional”.
La semana pasada, el congresista demócrata Ted Lieu afirmó que el comportamiento de Trump es “increíblemente” preocupante y que está considerando presentar un proyecto de ley para incluir un psiquiatra en la Casa Blanca.
El profesor de psiquiatría clínica de la Universidad Weill Cornell Richard A. Friedman escribió una columna de opinión este viernes en “The New York Times” en la que llamó a la cautela a la hora de establecer relaciones de incapacidad con diagnósticos psicológicos apresurados.
Según Friedman, un diagnóstico sobre la salud mental de Trump requiere un gran número de sesiones cara a cara.
Además, apuntó el profesor, en algunos casos se puede tener una enfermedad y ser totalmente competente, a excepción de estados más graves como psicosis o demencia.
No obstante, recordó Friedman, diferentes historiadores han concluido que algunos presidentes han dirigido el país, pese a sufrir trastornos: Abraham Lincoln padecía depresión severa, Theodore Roosevelt posiblemente era bipolar y Ulysses S. Grant era alcohólico.
(Con información de EFE)

¿Por qué los déspotas árabes no critican a Trump?



Robert Fisk
La Jornada 
Uno pensaría, dada la dureza antimusulmana del gobierno de Trump en Washington, que los reyes y dictadores árabes se estarían uniendo para condenar las despiadadas leyes sectarias elaboradas por un presidente estadunidense que está en favor de la tortura. Todas esas fanfarronadas sobre los tipos malos y el terror islámico. Frases bastante siniestras.
Nada de eso. Los potentados han estado abrumando el conmutador de la Casa Blanca con llamadas, tanto el egipcio Al Sissi como los árabes del Golfo. Emiratos Árabes de hecho expresó aprobación a las políticas de Trump. El monarca jordano, que desde luego fue el primero en llegar a Washington, fue seguido en rápida sucesión al salón del trono de Trump por Benjamin Netanyahu.
Es todo un galimatías. Los europeos levantan las cejas, chasquean la lengua y hasta condenan tibiamente al nuevo gobierno estadunidense, mientras las principales víctimas del nuevo régimen –¿acaso no lo estaremos llamando régimen dentro de poco?– guardan un silencio servil o asienten con aprobación a sus diabluras antimusulmanas. Tal vez haya sido mejor que el pobre Mahmoud Abbas de Palestina no haya recibido contestación a sus tres llamadas telefónicas.
Como todos predijimos, el Isis reaccionó condenando a Trump justo a tiempo. Lo mismo hizo Al Qaeda, cuya referencia al tonto en la Casa Blanca debió haber sido la primera vez en la historia moderna en que la reacción de quienes cometieron los crímenes de lesa humanidad del 11-S fue exactamente la misma que la de la mitad de los estadunidenses. Por cierto, los argelinos también felicitaron a Trump, no mucho después de hacer lo propio con Bashar al Assad por su tremenda (en sus palabras) victoria contra el terrorismo en Alepo oriental. Pero aquí hay más de lo que parece.
Claro, el Isis puede regodearse con que Trump en realidad es antimusulmán y que los dictadores árabes son tan indiferentes como él a sus pueblos. Pero la respuesta de los regímenes árabes al nuevo régimen estadunidense –sí, llamémoslo así– también es indicativa de lo cercanos que están unos de otros.
La mayoría de potentados árabes llevan años alimentando a sus poblaciones con noticias falsas y hechos alternativos. También prometen siempre la victoria final contra la entidad sionista mientras esparcen su furia contra sus aliados. Los sauditas han atacado repetidas veces a Irak y a Siria; Emiratos y Egipto han bombardeado Libia, los sauditas y Emiratos han asaltado a Yemen.
Es un hecho extraño que tanto los árabes como Trump usan clichés. Si no es el mantra de tipo malo/terrorismo islámico del régimen de Trump, es la tontería de sólo-nosotros-combatimos-al-terrorismo-islámico de los regímenes árabes. Los dictadores y los gobiernos violentos de Medio Oriente han estado intercambiando esa basura durante años. Hemos tenido a los Sadat, los Mubarak, los Al Sissi, los Al Assad y los Saddam y a los reyes del Golfo endilgando fantasías a sus pueblos y amenazando a cualquiera que difiera de ellos.
De hecho, la cobarde prensa pro gubernamental de gran parte de Medio Oriente se parece mucho al periodismo complaciente en el que cree Trump. Busquen el equivalente a la televisión estatal egipcia o la televisión siria mirando Fox News. Los agentes árabes de seguridad tienen los poderes que el gobierno estadunidense envidia y que quisiera que su propia policía tuviera. En Medio Oriente, las minorías son reprimidas, los jueces son intimidados, los políticos son amenazados… y sus gobernantes creen en la tortura. ¿Les recuerdan a alguien? ¡Bienvenidos al Mundo Trump!
Recuerdo que el viejo Mubarak de Egipto regalaba a su pueblo constantes elecciones falsas –tema favorito de Trump– y recibía felicitaciones de los presidentes estadunidenses, republicanos y demócratas por igual, después de ganar en las urnas por más de 90 por ciento. Sean Spicer, el extremadamente raro amanuense de Trump, y sus infortunados asistentes, tienen contrapartes en todo ministerio de información árabe, templos de la verdad cuyos Spicers se ven obligados a repetir las fantasías y berrinches de sus amos. El paralelo es completo, puesto que los ministerios de información árabes no contienen ninguna información en absoluto.
Tendría que decir que, puesto que Trump y el Mundo Trump son casi intercambiables, hay algo en lo que se desvían con claridad. A menudo se acusa a los árabes de ser antisemitas, porque son anti israelíes. Pero los árabes también son semitas. Dada la negativa de Trump a mencionar a los judíos en el Día del Holocausto y su evidente disgusto por seis naciones musulmanas árabes, el régimen estadunidense podría ser acusado de antisemitismo tanto a causa de los judíos como de los árabes.
Pero seamos justos. Si Trump hiciera una gira por las dictaduras árabes que por el momento no están en guerra, se sentiría bastante en casa. Gran seguridad, policía fantástica, montones de tortura, elecciones extremadamente corruptas y enormes proyectos económicos que dañan el medio ambiente pero resultan por completo inútiles. Y si se une a sus hijos Eric y Donald júnior en la apertura del Torneo Internacional Trump de Golf en Dubai, entonces en verdad estará en el Mundo Trump.
Los potentados, reyes y crueles autócratas árabes deberían reunirse en Washington en su próxima cumbre. Encontrarían una atmósfera muy familiar. Para no hablar del presidente.
© The Independent
Traducción: Jorge Anaya

sábado, 18 de febrero de 2017

Programa Alternativa Latinoamericana y Tiempo de Mujeres en CFRU la radio comunitaria de Guelph sab 18 feb 2017

Desde cfru 93.3 fm, Radio de la Universidad de Guelph
en Ontario,Canadá
Madeleine Speed, Hilda Venegas y Sergio Pochón

escúchanos en www.cfru.ca los sábados de 18.00 a 21.00 hrs
tiempo del Este
*** 
Bienvenidos al Programa
con Sergio Pochon 
****
Nuestro resumen semanal de noticias con el
acontecer latinoamericano de las noticias más destacadas en los últimos días
*****
Reporte Colombia  
Luis Alberto Castaño con su Colectivo Radicales Libres
Silvia Oviedo, Martha Botero Andrés Barbosa
entrevistas y reportajes de la situación social y política en Colombia

**
Más de 16 organizaciones ambientalistas y sociales que aglutinan el Movimiento de Victimas, Afectados y Afectadas por el Cambio Climático y Corporaciones (MOVIAC), entre ellas el grupo CESTA de Amigos de la Tierra El Salvador, entregaron una petición a los parlamentarios de dicho país centroamericano solicitando la creación de una norma que prohíba la explotación minera y los Tratados de Libre Comercio. En este informe especial ofrecemos parte de los testimonios de los representantes sociales y sus argumentos.

Ecuador elecciones 2017
Sputnik dialogó con el politólogo Oswaldo Moreno, director de CPI Latinoamérica, quien dio su punto de vista sobre el panorama político en Ecuador ante la inminente convocatoria a las urnas prevista para el domingo 19 de febrero.

*** *** ***
***
*
TIEMPO DE MUJERES
Desde cfru 93.3 fm la Radio de la Universidad de Guelph
en Ontario, Canadá
escúchalo cada sábado en www.cfru.ca

MUJERES POR LA DEMOCRACIA
Bienvenida al programa de hoy
con Hilda Venegas

* * * *

Noticias de Género en la Red
* * * *

nada nos da mayor gusto que el empoderamiento, el respeto y el espacio de las mujeres indígenas, ha sido nota internacional la futura postulación por parte del CNI Congreso Nacional Indígena en México de una mujer, como acto coherente al respeto de las mujeres, nadie sabe mejor que ellas de la discriminación, la pobreza y la exclusión graves problemas que viven nuestras sociedades. Luego de que el CNI anunció en octubre de 2016 que elegirían a una mujer para representarlos, se organizó el V Congreso Nacional Indígena, cuyas segundas sesiones fueron se realizaron del pasado 29 de diciembre al 1 de enero en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, con la asistencia de representantes de 43 pueblos originarios del país. Acordaron la creación del “Concejo Indígena de Gobierno” con hombres y mujeres de los pueblos y tribus del CNI

Y ya vamos caminando al mes de las mujeres, y no podemos dejar de hablar de patrones, estereotipos machismos y violencias, cada día en el mundo hay una gran cantidad de mujeres y niñas que son violentadas de diversas maneras, y decimos hay que educar de manera diferente, no a la niña para que se cuide, sino a los niños para que respeten, no a las mujeres para que no vistan de determinada forma, o realicen conductas que limitan sus espacios y acciones, sino al hombre para que respete, debemos entonces cambiar las culturas que violentan, que arrebatan, que agreden

Hablando de patrones y estereotipos, recién paso el 14 de febrero día lleno de consumismo y falsas promesas, día romántico que creó una muy alejada idea de lo que significa una relación de pareja en donde tiene todo menos pareja, de entrada el día llamado en masculino, porque es el cupido y no la cupida, porque es Valentín y no la Velentina

 -Missing Justice festeja el día de San Valentín a su manera-, 
 Y sobre esta fecha precisamente para denunciar la falta de amor, pero también la reivindicación, en Móntrel Canadá la Organización Missing Justice realizo un acto y marcha por las mujeres indígenas víctimas de violencia, desaparecidas y asesinadas, tenemos la entrevista que Radio Canada Internacional le hiciera a Stacey Gómez, que trabaja en el Centro de Defensa de Género y forma parte del colectivo Missing Justice.

Maratona Radial Feminista
y para terminar nuestro programa este sábado, dos cosas más, anunciamos nuestra participación en la Maratona Radial feminista aún abierta a participar por lo que si deseas mayor informacion puedes visitar la página de red de mujeres en el mundo

-Gran Paro Internacional de Mujeres para el 8 de marzo- 
y hablar sobre la organizacion para este 8 de marzo con un gran paro mundial de mujeres

Escucha este Programa

Escucha los programas anteriores en la web de la radio

sigue nuestra página en Facebook
Tiempo de Mujeres
Todos los Sábados de 6 a 9 de la noche
(tiempo del Este)