Somos un Colectivo que produce programas en español en CFRU 93.3 FM, radio de la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, comprometidos con la difusión de nuestras culturas, la situación social y política de nuestros pueblos y la defensa de los Derechos Humanos.

domingo, 22 de enero de 2017

Si Hillary hubiera escuchado a los árabes de EU

La recomposición del imperio

Robert Fisk
Si sólo Hillary hubiera pensado en los árabes. Pudieron haberla llevado mucho más cerca de la presidencia si se hubiera tomado la molestia de acudir a la mayor comunidad árabe en Estados Unidos, la ciudad de Dearborn, Michigan, de predominio libanés-iraquí. Sus calles están ribeteadas de restaurantes libaneses y banderas con cedros; sus pobladores son orgullosamente estadunidenses, pero –contra el consejo de su propio director de organización regional en la ciudad– Hillary Clinton no se molestó en visitarlos.
Nicholas Noe era el colaborador de mayor rango de Hillary en Michigan, el palpitante corazón de 186 mil residentes de ascendencia árabe. Noe también vive en Beirut, donde dirige el Middle East Wire, que traduce los medios árabes, y escribe largos análisis sobre el mundo árabe, a veces muy verbosos pero a menudo más que precisos.
Perdimos Michigan con sus 16 votos electorales, y lo perdimos por poco más de 10 mil votos, dice Noe. “Nunca pudimos llevar a Hillary misma frente a la comunidad árabe para que los escuchara. Ella fue a Detroit, pero nunca vino a ver esta comunidad… pese a que estaba cerca”.
Es fácil pensar que Hillary, cuyo sentido de la conducta apropiada nunca le impidió cortejar a los más ricos o a los más poderosos grupos de presión en Washington o Nueva York, tuvo miedo de ofender al cabildo pro israelí y por eso evitó a Dearborn y sus preguntas sobre Palestina e Israel. Pero en lo que a Noe concierne, “la mayoría de expertos creían que la retórica antimusulmana de Trump bastaría para dar el voto de los árabes estadunidenses a Hillary… pero ellos necesitaban escuchar a la candidata en persona”.
La aspirante presidencial cometió errores similares en los otros estados claves de Pensilvania y Wisconsin, donde omitió dirigirse a los trabajadores blancos o a los votantes afroestadunidenses. Hasta Bill Clinton la apremiaba a hablar a las comunidades donde habían surgido serios problemas sociales. Algunos colaboradores de campaña de Clinton –entre ellos Noe y sus colegas– culpan en parte a un algoritmo de computadora llamado ADA (¡del cual hablaremos después, lectores!), que supuestamente sabía cómo analizar opiniones, predecir pautas de votación, presentar a la candidata y realizar 400 mil simulaciones de la contienda electoral por día –según el Washington Post–, pero no fue muy bueno para dilucidar cuánto miedo tenían los pobres al futuro o qué pensaban los árabes estadunidenses sobre el papel de su país en Medio Oriente.
Los partidarios de Hillary Clinton en Michigan supieron que tenían un problema cuando Bernie Sanders dio la sorpresa en la primaria de ese estado y venció a Clinton por 17 mil votos, en marzo de 2016. Más importante aún: Bernie ganó por dos a uno los distritos de mayoría árabe estadunidense. Fue una gran participación en favor de Bernie, dice Noe. Entonces supimos que teníamos un problema. En los meses entre ese día y la elección presidencial, lideré un esfuerzo para registrar votos nuevos de árabes estadunidenses en Dearborn y alrededores. Nuestro problema fue que registramos a muchos votantes que no acudieron en los números que hubieran dado la victoria a Clinton.
Por primera vez en su historia, The Arab American News, el mayor periódico de su tipo en la zona, se negó a respaldar a un candidato presidencial. La interpretación de Noe fue simple: No sólo tuvo problemas con las políticas de Hillary Clinton. Ella nunca se comprometió con la comunidad; ella dio por ganado el voto de los árabes estadunidenses a causa de Trump. Muchos árabes estadunidenses no estaban convencidos de ese enfoque. Cuando ahora le digo a la gente en Líbano que no obtuvimos esos 10 mil votos de los libaneses e iraquíes en Dearborn, se echan a reír. Porque si uno escucha las preocupaciones de esas personas, si uno se acerca a los líderes de la comunidad y luego moviliza a un número modesto de familias extendidas, ellos votarán el día de la elección.
No es el menor de sus problemas –conflictos verdaderos que he atestiguado en aeropuertos estadunidenses cuando se forman en las filas para abordar– el trato que reciben del personal de seguridad cuando vuelan: de inmediato su origen despierta sospechas, pese a que son ciudadanos estadunidenses de pleno derecho.
Yo trabajé para Hillary en 1999 y 2000, cuando ganó la elección para el Senado, señala Noe. “Ella pasó un mes en una ‘gira para escuchar’ a los residentes. Pero cuando se trató del voto árabe estadunidense en esta elección, no hubo ‘gira para escuchar’ en las tarjetas. No escucharon a la candidata.”
Ahora hablemos del ADA. Augusta Ada King-Noel, condesa de Lovelace, matemática inglesa del siglo XIX y única hija legítima de Lord Byron, es considerada la primera programadora de computadoras de la historia. La campaña de Clinton bautizó con su nombre su ultrasecreto algoritmo de computadora, lo cual pudo haber fortalecido las credenciales feministas de Hillary entre los pocos que sabían de la malhadada máquina, pero sus resultados tal vez también le costaron la presidencia. Captó la importancia de Pensilvania, según el Post, pero se le escapó Michigan hasta el final –cuando Clinton no visitó Dearborn– y se perdió con Wisconsin. Pasó por alto los datos sobre los árabes estadunidenses, los negros y los trabajadores, dice Noe, y les dijo a los de la campaña de Clinton dónde asignar recursos. La inteligencia artificial iba a ganar una campaña presidencial por primera vez. Rechazó el consejo de personas como yo, que instaban a la candidata a dedicar recursos a Dearborn.
Así pues, Trump no ganó en el corazón del Estados Unidos Árabe porque su gente votara por él. Triunfó porque no votaron por Clinton. Y fue culpa de ella. Más tarde, sospecho, Medio Oriente alargará el brazo, sujetará a Trump por el cuello de la camisa y lo sacudirá con violencia, como siempre hace con los presidentes estadunidenses. Entonces también él lamentará no haber pasado un poco de tiempo en Dearborn.
(c) The Independent
Traducción: Jorge Anaya

sábado, 21 de enero de 2017

Programa Alternativa Latinoamericana y Tiempo de Mujeres en CFRU la radio comunitaria de Guelph sab 21 enero 2017

Desde cfru 93.3 fm, Radio de la Universidad de Guelph
en Ontario,Canadá
Madeleine Speed, Hilda Venegas y Sergio Pochón

escúchanos en www.cfru.ca los sábados de 18.00 a 21.00 hrs
tiempo del Este
*** 
Bienvenidos al Programa
con Sergio Pochón

****
Nuestro resumen semanal de noticias con el
acontecer latinoamericano de las noticias más destacadas en los últimos días
*****
Reporte Colombia  
Luis Alberto Castaño con su Colectivo Radicales Libres
Silvia Oviedo, Martha Botero Andrés Barbosa
entrevistas y reportajes de la situación social y política en Colombia



Columna Ilka Oliva Corado
Se va el buen Obama, negro por gusto

***
Entrevista con el Dr Adrián Ramírez 
Presidente de la LIMEDDH
Adrián Ramírez, integrante de la Liga Mexicana en Defensa de los Derechos Humanos aseguró en entrevista con teleSUR que el país azteca que el gobierno del presidente de Enrique Peña Nieto está subyugado al de su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump
***

Gustavo Castro (Amigos de la Tierra México) interpone denuncias internacionales contra Estado Hondureño

Los abogados de Gustavo Castro en México y Honduras; Miguel Ángel de los Santos y Edy Tábora, respectivamente, han interpuesto una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de acuerdo a lo que explicaron en rueda de prensa este lunes 16 en México DF.
Esta semana fueron ultimados luchadores ambientales en Guatemala y México quienes se encontraban en el centro de movilizaciones contra empresas trasnacionales que explotan los territorios indígenas sin su consentimiento.


TIEMPO DE MUJERES
Desde cfru 93.3 fm la Radio de la Universidad de Guelph


en Ontario, Canadá
escúchalo cada sábado en www.cfru.ca

MUJERES POR LA DEMOCRACIA
Bienvenida al programa de hoy
Noticias de Género en la Red

Así como dicen que el tercer lunes de enero es el día más triste del año, porque nos encaramos con la realidad, ayer viernes fué sin duda otro de los días más tristes en el mundo, sin duda la toma de posesión del empresario misógino, clasista, racista y xenófobo ha sido un golpe para la humanidad y nosotras no podemos quedarnos sentandas, por eso se organizó una #MarchaMundialDeMujeres para éste día sábado 21 de enero en la que participaron además reconocidas artistas, intelectuales, activistas esperaban contar por lo menos con 200 mil personas en Washington y un millón en toda la Unión Americana, además de todos los países que se han sumado a éste evento como; Canadá, México, Brasil, Ecuador, Costa Rica, Australia, entre muchos otros, 



Y tenemos una interesantísima historia de lucha, la lucha de una mujer argentina, quien conforma con otras mujeres llamadas "Madres de Ituzaingó " quienes ha sufrido en carne propia las consecuencias del uso del glifosato en los transgénicos, Sofía Gatica, quien ha ganado una importante pelea en contra de la gran empresa llamada Monsanto, una empresa que trae consigo muchas cosas que ponen en duda su integridad, siempre será importante difundir la información de quienes han sufrido en sus familias en carne propia y sus comunidades los trágicos resultados de los transgénicos,


Y es enero y de algo estamos seguras, de que las vacaciones invernales nos han ayudado con el aumento de peso, para muchas mujeres este hecho no es una preocupación cualquiera y la angustia empieza a dar vueltas en nuestra cabeza, pensando en ir al gimnasio, idenaod dietas para perder esos kilos de más, buscando recetas que nos hagan sentir que no seremos señaladas como "gordas", no podemos negar que vivimos en sociedades donde el peso de las mujeres es muy "importante"



y para terminar nuestro programa este sábado, hablaremos del papel de las mujeres en las cintas o películas más taquilleras del 2016, como nos han tratado los directores y productores, cuantas veces hemos ocupado papeles importantes,  y en que porcentaje en comparación con los hombre ? ya se lo imaginan verdad ?

Escucha este Programa 



Escucha los programas anteriores en la web de la radio



sigue nuestra página en Facebook
Tiempo de Mujeres


Todos los Sábados de 6 a 9 de la noche
(tiempo del Este)

Movilización pacífica es atacada en Guatemala donde matan activista de 72 años; en México asesinan a defensor ambiental que luchó contra las madereras

Sin tregua

00:00 | 03:37

Descargar: MP3 (2.5 MB)

Esta semana fueron ultimados luchadores ambientales en Guatemala y México quienes se encontraban en el centro de movilizaciones contra empresas trasnacionales que explotan los territorios indígenas sin su consentimiento.
En Guatemala, grupos armados de la empresa Proyecto de Desarrollo Hídrico S.A. abrieron fuego contra una manifestación pacífica de pobladores del municipio de San Mateo Ixtatán, en el departamento guatemalteco de Huehuetenango, que exigía el retiro de esta compañía por los daños ambientales que ocasiona en sus territorios.
El martes 17 de enero, manifestantes lideraron una manifestación pacífica contra una planta hidroeléctrica en Guatemala. Pero el evento terminó con muerte después de que los paramilitares mataran y dispararan al activista de 72 años, Sebastián Alonso.
La marcha se había originado antes de la madrugada de las ciudades de Chuj y Q’anjob’al en San Mateo Ixtatan, un municipio situado en las tierras altas del oeste de Guatemala.
JPEG - 291.8 KB
Los manifestantes se dirigían al Proyecto Hidroeléctrico Pojom I, que se está construyendo sin el consentimiento de los grupos indígenas locales. Los grupos han estado protestando por el proyecto durante cinco años, con poco reconocimiento por parte de funcionarios gubernamentales. También en este caso la violencia inspirada y sostenida desde las empresas ha perseguido al proyecto de la represa; en 2014, dos personas murieron en disputas relacionadas al proyecto.
Según reportó desde el sitio la señal Telesur a través de su corresponsal en Guatemala Santiago Botón, los paramilitares que sirvieron al promotor de la represa o al Estado abrieron fuego en la protesta pacífica, hiriendo a varias personas y matando a Alonso.
JPEG - 235.2 KB
Tanto las presas Pojom I como Pojom II están financiadas a través de la Corporación Interamericana para el Financiamiento de Infraestructura, un intermediario de la Corporación Financiera Internacional (IFC), miembro del Grupo del Banco Mundial. Pojom II está financiado directamente por la Corporacion International de Inversiones (CII) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
Goldman 2005 asesinado en México
Pocos días antes del asesinato de Alonso, otro ambientalista fue asesinado en México: Isidro Baldenegro López, ganador del Premio Goldman 2005. López estaba luchando contra la tala no reglamentada de bosques antiguos en las montañas de Sierra Madre en la tierra ancestral de su gente, Tarahumara. López no fue el primer defensor medioambiental asesinado en la familia: su padre fue asesinado a tiros delante de él décadas antes por dirigir protestas masivas contra corporaciones madereras.
Discurso de Isidro Baldenegro López durante la entrega del Premio Goldman como defensor medioambiental en 2005
También en Huehuetenango, Guatemala, la Comunidad de Santa Cruz Barillas logró el retiro de la empresa española Hidralia de sus territorios, al rechazar el proyecto hidroeléctrico Hidro Santa Cruz.
El Consejo de Pueblos WUXHTAJ, pide a las autoridades gubernamentales que detengan la represión contra la comunidad y lleven a los responsables del homicidio ante la justicia. El grupo también exige que el Ministerio de Energía y Minas cancele las licencias de los proyectos hidroeléctricos Pojom I y Pojom II, que se están construyendo sin el consentimiento de la población local.
JPEG - 413.9 KB
Túnel de desvío de los ríos para el proyecto hidroeléctrico. Las comunidades reclaman por su derecho al agua.
Ver imágenes del asesinato de Sebastián Alonso en la galería de imágenes adjunta, con imágenes aportadas por el corresponsal de Telesur en Guatemala, Santiago Botón.

Se va el buen Obama, negro por gusto

Ilka Oliva Corado

Muchos creyeron que por negro, Obama representaría un cambio trascendente en la política interna y externa de Estados Unidos, pero el buen samaritano resultó negro de balde. Un negro afín al sistema y tan Ku Klux Klan como la propia Hillary Clinton y Trump.
No hay punto de comparación ni como ser humano, ni como político entre él y Martin Luther King o el propio Malcolm X; sin embargo el buen Obama como buen oportunista los utiliza en sus discursos, como también utilizó el 50 aniversario de las marchas en Selma, Alabama, para tomarse la foto y figurar una memoria histórica que no tiene. Porque en sus narices los policías blancos asesinan negros, como quien mata perros callejeros. El buen Obama se dispuso a construir un monumento a Martin Luther King para honrarlo, sin embargo cada día como presidente toma decisiones que lo avergonzarían.
Un injerencista, invasor, genocida, un Nobel de la Paz desperdiciado. Un mentiroso que ofreció una Reforma Migratoria Integral y que utilizó como slogan de campaña una frase de Dolores Huerta, para acaparar el voto latino (“Yes, we can”) y en respuesta al apoyo fue el presidente que más indocumentados ha deportado en la historia de Estados Unidos; cosa que no han hecho ni los republicanos. No solo, también, calladita la boca militarizó desde la frontera sur de Estados Unidos hasta Honduras, con el Plan Frontera Sur y Maya-Chortí. Le ha dado continuidad al Plan Mérida, implementó el Plan Alianza para la Prosperidad. También mantiene vigente el Plan Colombia. Sin embargo se irá sin haber implementado El ALCA en Suramérica.
¿Motivo? Refrescar el Plan Cóndor en la región. El buen Obama, con su maquinaria destructiva y a través de las embajadas de Estados Unidos en Latinoamérica, ha mantenido vigente la injerencia y el saqueo en países con gobiernos de corte neoliberal. El buen vecino del norte del continente dio golpe de Estado a Zelaya, en Honduras, a Lugo en Paraguay y a Dilma en Brasil. Intentó en innumerables ocasiones el mismo procedimiento en Argentina con Cristina, en Ecuador con Correa, en Bolivia con Evo y en Venezuela con Maduro. Tuvo el descaro de firmar un Decreto contra Venezuela que invita a una invasión militar.
Llenó de bases militares estadounidenses México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Panamá, Colombia, Perú y Paraguay y ahora mismo lo está haciendo en Argentina con el gobierno de Macri. Con Cuba tuvo un acercamiento que le sirvió para la foto, (como haber ido al homenaje a Mandela en día que murió) porque en ningún momento tuvo la intención de eliminar el bloqueo ni de devolver Guantánamo, acciones vitales para un inicio de relaciones entre ambos países.
El buen Obama, se va con invasiones y bombardeos en Irak, Yemen, Afganistán, Pakistán, Somalia, Siria y Libia. En los tiempos de Bush nos hicieron memorizar el nombre de Al Qaeda y nos vendieron la necesidad de salvar a aquellos países del terrorismo. En el tiempo de Obama nos dijeron de un Estado Islámico. Imaginemos si Hillary Clinton hubiera ganado la presidencia, nos dicen al centavo que hay terroristas en Venezuela y hay que invadir, para ir a salvar al pueblo venezolano de las garras del dictador Maduro. Claro, hay que esperar a ver con qué viene Trump.
Obama se lleva las manos manchadas de sangre por la cantidad de vidas truncadas en su sed de invasión, de oro y petróleo. No hay que olvidar que lo mismo que le hizo Bush a Saddam Hussein le hizo Obama a Gaddafi.
Obama no tiene más que la excelencia en oratoria, le faltaron agallas y humanidad para defender el legado de Las Panteras Negras, de Martin Luther King, Rosa Parks y Malcolm X. Obama le faltó a la memoria de los tantos negros asesinados en Estados Unidos en crímenes de odio. Le faltó a su sangre, a su comunidad, a su herencia y a sus ancestros. Es en su totalidad, un negro por gusto. Un negro catrín, que prefirió el camino de los ingratos. Y como ingrato no merece la inmortalidad.
Audio Player
Si usted va a compartir este texto en otro portal o red social, por favor colocar la fuente de información URL: https://cronicasdeunainquilina.com/2017/01/17/se-va-el-buen-obama-negro-por-gusto/
Ilka Oliva Corado @ilkaolivacorado contacto@cronicasdeunainquilina.com

17 de enero de 2017, Estados Unidos.

Gustavo Castro (Amigos de la Tierra México) interpone denuncias internacionales contra Estado Hondureño

Por Berta y por el pueblo hondureño

Descargar: MP3 (14.5 MB)
Los abogados de Gustavo Castro en México y Honduras; Miguel Ángel de los Santos y Edy Tábora, respectivamente, han interpuesto una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de acuerdo a lo que explicaron en rueda de prensa este lunes 16 en México DF.
A más de diez meses de ocurrido el asesinato de la luchadora hondureña Berta Cáceres y la tentativa de homicidio en perjuicio del integrante de Otros Mundos (Amigos de la Tierra Chiapas, México) Gustavo Castro, aún el Ministerio Público hondureño no ha comunicado ninguna acusación contra la persona que le disparó al activista mexicano.
Las investigaciones para esclarecer los hechos han dado como resultado la detención de siete personas, sin embargo, aún no se sabe si las indagatorias contribuirán a esclarecer la autoría intelectual de funcionarios públicos y miembros el Consejo de Administración de la Empresa Desarrollos Energéticos, S. A. ya que el expediente sigue bajo secretividad, dejando en la indefensión a los dirigentes del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras, COPINH, a la familia de Berta Cáceres, así como a Gustavo.
Los abogados de Gustavo Castro en México y Honduras; Miguel Ángel de los Santos y Edy Tábora, respectivamente, han interpuesto una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por las violaciones a los derechos humanos en contra de Gustavo Castro causadas por el Estado de Honduras durante su retención en ese país el pasado mes de marzo de 2016.
Según está denuncia tanto la Fiscalía del Ministerio Público, como la Jueza Victorina Flores del Juzgado Primero de Letras de la Esperanza, Intibucá, Honduras, así como la Corte Suprema de Justicia violentaron los derechos humanos de Gustavo Castro al retenerlo en el país inconstitucionalmente y resolver de manera negativa el recurso de exhibición personal (Habeas Corpus), presentado por sus abogados y con más de once Amicus Curiae, el 16 de junio de 2016.
La denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se presentó en diciembre pasado y en este mes de enero una denuncia penal contra la Jueza Victorina Flores, del Juzgado de Letras de la Esperanza Intibucá.
Los abogados de Gustavo Castro, y él mismo, consideran un hecho sumamente grave que la jueza María Luisa Ramos, Magistrada de la Corte de Apelaciones, haya sacado de las oficinas de los tribunales, el expediente del asesinato de la lideresa social Berta Cáceres, mismo que le fue robado a finales de septiembre pasado, y no descartan emprender acciones legales en su contra.
Este lunes 16 de enero, en una rueda de prensa brindada en la capital mexicana, desde la sede de Amnistía Internacional, se explicitaron detalles de la denuncia ante la CIDH por parte de los juristas mexicanos y hondureños.
En el siguiente video, así como en audio adjunto, puede repasarse la conferencia de prensa brindada por Castro y sus asesores jurídicos.

Imagen: http://otrosmundoschiapas.org/

viernes, 20 de enero de 2017

Trump y América Latina



Grafico: Cuba Debate
Los resultados de las elecciones estadounidenses de 2016 dejaron horrorizada a mucha gente en muchos lugares del mundo, pero probablemente en ninguna otra parte más que en América Latina. A lo largo de toda su campaña, el vencedor de las elecciones vilipendió a los inmigrantes latinoamericanos y prometió construir un muro en la frontera sur de los Estados Unidos (supuestamente pagado por México) para mantener afuera a los "violadores y traficantes de drogas". Durante su campaña en Florida hizo referencia a luchar contra la "opresión" en Venezuela y a revertir los intentos de apertura diplomática con Cuba, una medida del presidente Obama aplaudida unánimemente por los gobiernos latinoamericanos.
Sin embargo, no todos en América Latina se muestran tan pesimistas con la victoria de Donald Trump. Al preguntársele cuál candidato a la presidencia de Estados Unidos sería mejor para la región, el presidente de Ecuador Rafael Correa respondió sin vacilar:
Trump... porque es tan primario que va a generar una reacción en Latinoamérica que va a generar más apoyo para los gobiernos progresistas. ...Tenemos un gobierno de Estados Unidos que practicamente hace lo mismo, que casi no ha cambiado nada, pero un presidente simpático, que es buena persona, Obama.
Pese a los esfuerzos recientes de normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba (limitados, dado el embargo económico que persiste contra la isla), hay por cierto escasos indicios de que la agenda del gobierno estadounidense en América Latina haya avanzado mucho desde la era de George W. Bush. La pregunta es si el presidente estadounidense entrante, errático e imprevisible, efectivamente ejercerá una política continuista de cara a América Latina, y qué significará su presidencia para una región actualmente sacudida por trastornos económicos y políticos, donde algunos observadores hablan del fin de un "ciclo progresista" de gobiernos de izquierda.
*****
El manual de tácticas políticas de América Latina que Trump heredará pronto de Obama se basa en un conjunto de amplios objetivos estratégicos para la región que el Departamento de Estado a menudo denomina "prosperidad", "seguridad" y "democracia y gobernanza".
La agenda de "prosperidad" de Estados Unidos implica, en primer lugar, la promoción de los llamados tratados de libre comercio (TLC) entre Estados Unidos y sus socios regionales. Obama retomó el trabajo comenzado por George W. Bush, presionando con éxito a favor de la aprobación en el Congreso de los TLC con Panamá y Colombia negociados por su predecesor, a pesar de los continuos asesinatos de activistas laborales de Colombia y la fuerte oposición de la mayoría de los demócratas.
Un segundo objetivo clave de "prosperidad" es la promoción de las reformas neoliberales -medidas de austeridad, desreglamentación, reducción de aranceles, liberalización del mercado, etc. En los últimos 15 años, esta meta se vio obstaculizada por el hecho de que muchos países se han liberado del Fondo Monetario Internacional y de las políticas del Fondo impulsadas por Washington (que contribuyeron a las "décadas perdidas" de 1980 y 1990 y redujeron o detuvieron el progreso de los indicadores sociales). Sin embargo, el gobierno de Obama ha potenciado con éxito la asistencia para que los países más pobres presionen a favor de reformas del mercado que benefician a los inversionistas transnacionales y generan inestabilidad económica para la gente común. A fines de 2014, el Departamento de Estado apoyó la creación del Plan Alianza para la Prosperidad para los países pobres del Triángulo Norte de América Central: un programa de desarrollo que favorece las las empresas transnacionales y que se basa en el Plan Puebla Panamá de la era de Bush.
La estrategia de "seguridad" de Washington para la región se arraiga en gran medida en los programas militarizados contra el narcotráfico y de contrainsurgencia desarrollados en el marco de gobiernos anteriores. En el marco de los gobiernos de Clinton y Bush, se destinaron miles de millones de dólares de asistencia militar al Plan Colombia en apoyo a las amplias ofensivas militares que tuvieron como resultado la muerte de miles de civiles y el desplazamiento de millones de personas, sin ningún impacto significativo en la producción de cocaína. El Plan Colombia continuó durante el gobierno de Obama y fue considerado posteriormente como un modelo para el desarrollo de programas similares en México (lniciativa Mérida) y América Central (la Iniciativa Regional de Seguridad de América Central).
En el marco de estos programas, se desplegaron a escala masiva unidades policiales militarizadas y del ejército de México y América Central para acabar con el tráfico de drogas y el crimen organizado a pesar de que muchas de estas unidades se presumen involucradas en actividades criminales. A esto le siguió una ola sin precedentes de violencia letal, que acabó no solo con la vida de supuestos criminales e incontables transeúntes inocentes, sino también con cantidades sorprendentes de activistas sociales locales, especialmente en Honduras, uno de los principales receptores de asistencia de seguridad de Estados Unidos. La periodista e investigadora Dawn Paley indicó cómo la violencia y el desplazamiento de comunidades producto de la "guerra contra el narcotráfico" apoyada por Estados Unidos ayudaron a abrir territorios ricos en recursos, previamente inaccesibles, a las empresas transnacionales.
La agenda de "democracia y gobernanza" que Obama transferirá a Trump puede parecer inicialmente apolítica y enfocada en el "desarrollo institucional" y el fortalecimiento del Estado de Derecho, entre otras iniciativas aparentemente benignas. Los cables del Departamento de Estado filtrados por WikiLeaks en 2010 y 2011 ofrecen una perspectiva contrapuesta en lo relativo a esta agenda. Entre otras cosas, los cables muestran que los diplomáticos estadounidenses implementaron métodos consolidados de intervención interna "suave", como por ejemplo el potenciamiento de los programas de asistencia de Estados Unidos, los préstamos multilaterales y las subvenciones para la "promoción de la democracia", con el fin de socavar, cooptar o eliminar a los movimientos políticos de izquierda, particularmente aquellos que se presumían cercanos al presidente venezolano Hugo Chávez.
También han tenido lugar abiertamente otros esfuerzos por parte de Estados Unidos para hace retroceder a la izquierda latinoamericana.
El 28 de junio de 2009, el presidente hondureño de izquierda Manuel Zelaya, que había irritado a la elite de su país y al gobierno estadounidense al profundizar las relaciones con Venezuela e impulsar una asamblea constituyente, fue secuestrado a punta de pistola por el ejército y trasladado a Costa Rica. La entonces Secretaria de Estado Hillary Clinton se negó a reconocer formalmente que se había producido un golpe de Estado militar, lo que hubiera suspendido gran parte de la asistencia estadounidense. También hizo todo lo posible para evitar que Zelaya regresara a Honduras. Luego, el gobierno estadounidense anunció que reconocería los resultados de las elecciones hondureñas del 29 de noviembre sin la restauración previa de Zelaya, como exigían los gobiernos latinoamericanos.
Esta medida unilateral y antidemocrática descarada generó la indignación de toda la región. Pero Estados Unidos duplicó su apuesta y apoyó con todo su peso a los gobiernos hondureños de derecha y represores posteriores. Tanto el Departamento de Estado como el Departamento de Defensa multiplicaron su asistencia de seguridad a Honduras e hicieron caso omiso a la corrupción gubernamental generalizada y las decenas de asesinatos de líderes sociales, tales como la renombrada activista indígena Berta Cáceres.
Con la ayuda de vientos económicos nefastos sobre América Latina, la agenda de Bush-Obama ha avanzado notablemente en los últimos años. El archienemigo de Estados Unidos, Venezuela, está sumido en una crisis económica y política prolongada y dejó de ocupar un papel importante a nivel regional. Luego de la muerte de Chávez en 2013, Estados Unidos ha apoyado, por una parte, el diálogo y, por otra parte, las tácticas de desestabilización de los sectores radicales de la oposición de forma intermitente. Mientras el gobierno perseguía la apertura con Cuba, endurecía su política respecto a Venezuela con un nuevo régimen de sanciones a fines de 2014.
Mientras tanto, los antiguos pilares de la integración sudamericana, Argentina y Brasil, están ahora en las manos de gobiernos de derecha, luego de 12 años de gobiernos de izquierda. El gobierno de Obama hizo su parte para apoyar estas transiciones, imponiendo una moratoria dañina sobre los préstamos multilaterales al gobierno de Cristina Kirchner (que se levantó rápidamente luego de la derrota del partido de Kirchner en las elecciones de 2015) y ofreciendo apoyo diplomático al gobierno provisorio de Brasil mientras se llevaba a cabo el polémico juicio político (o golpe de Estado "suave”) contra la presidenta Dilma Rousseff.
El panorama político de hoy es enormemente diferente al que se encontró Obama hace ocho años cuando la izquierda controlaba toda la región y reivindicaba audazmente su independencia. Al dejar el gobierno, Obama podría señalar esto como una victoria política exterior para contrarrestar su mediocre historial en el Medio Oriente y Europa Oriental. Honduras, Paraguay, Argentina, Brasil... uno a uno, los gobiernos de izquierda cayeron y Estados Unidos recuperó una porción importante de la influencia que ejercía en el pasado en la región. La muerte de Fidel Castro, solo dos semanas y media después de la victoria de Trump, parecía presagiar un resurgimiento de la hegemonía y el comienzo de una época oscura e incierta para la izquierda latinoamericana.
*******
"En el día de hoy, el mundo conmemora la muerte de un brutal dictador que oprimió a su propio pueblo durante casi seis décadas". La declaración de Trump sobre la muerte del líder cubano contrastó profundamente con el tono neutro y en cierto modo respetuoso de Obama que indicó que "la historia hará registro y juzgará el enorme impacto de esta singular figura" y ofreció sus condolencias a la familia de Castro. Las palabras combativas de Trump sugieren que podría cumplir con las promesas realizadas durante su campaña en Florida y adoptar políticas más agresivas respecto de Cuba, Venezuela y otros gobiernos de izquierda.
Predecir lo que Trump hará en el futuro ha demostrado ser una tarea prácticamente imposible. Se ha mostrado como un demagogo volátil y caprichoso con una gran capacidad de explotar las frustraciones y ansiedades de sectores más que todo blancos de clase media y baja: "los olvidados". Parece no tener una visión o principio rector claro excepto por una autopromoción obsesiva, ni parece estar particularmente interesado en los detalles de las políticas públicas.
Sin embargo, los candidatos de Trump al gabinete ofrecen algunas pistas sobre las posibles orientaciones de su política exterior. Hasta el momento se destacan dos tendencias: Un fortalecimiento de la tendencia hacia una mayor militarización de la política exterior de Estados Unidos y una obsesión con la amenaza percibida de Irán y el llamado "islamismo radical". Ambas tendencias podrían tener un impacto radical sobre la política estadounidense respecto de América Latina.
Aunque adoptó posiciones contrarias al intervencionismo durante la campaña y condenó a "los generales" por "no hacer su trabajo", Trump seleccionó más hombres del ejército para los principales cargos de seguridad nacional que cualquier otro gobierno desde la 2da Guerra Mundial. Se rumorea que tanto el general retirado James "Perro Loco" Mattis, el candidato de Trump para ocupar el cargo de secretario de Defensa, y el general retirado Michael Flynn, su elección como consejero de seguridad nacional, fueron despedidos del gobierno de Obama por sus posiciones agresivas y extremas sobre Irán y el "islamismo radical". Al preguntársele sobre cuáles son las peores amenazas que enfrenta Estados Unidos, Mattis expresó “Irán, Irán, Irán” e incluso insinuó que Irán está detrás de ISIS a pesar de la extrema oposición del grupo a la República Islámica y al chiismo.
El General Flynn, quien será el consejero principal de Trump en materia de asuntos exteriores, vinculó las "amenazas" terroristas iraníes e islámicas con los gobiernos de izquierda en América Latina. En un artículo editorial de julio de 2016, escribió: "Estamos en una guerra mundial y nos enfrentamos a una alianza enemiga que va desde Pionyang, Corea del Norte a La Habana, Cuba y Caracas, Venezuela.”
El general retirado John Kelly, candidato de Trump como jefe del Departamento de Seguridad Nacional y ex director del teatro de operaciones militares del hemisferio occidental advirtió a los miembros del Congreso sobre Irán y grupos islámicos radicales que promueven células terroristas y sobre "la superposición operativa y financiera entre las redes delictivas y terroristas de la región". Esta visión es compartida por otros de los candidatos a ocupar cargos importantes de política exterior como Yleen Poblete, ex asesora de la congresista cubano-estadounidense Ileana Ros-Lehtinen y promotora de la Ley de 2012 para contrarrestar a Irán en el hemisferio occidental.
Aunque estas ideas obtuvieron poco apoyo mientras Obama estaba en el poder, podrían ser parte importante de la política sobre América Latina en un gobierno de Trump, que remplazaría al Bolivarianismo venezolano como la principal pesadilla de la región. Los esfuerzos para socavar y eliminar a los gobiernos de izquierda podrían justificarse adicionalmente por sus vínculos con Irán. Los programas de seguridad podrían recibir un apoyo adicional para luchar contra una supuesta infiltración terrorista de redes de crimen organizado.
Incluso aunque estas supuestas amenazas no se conviertan en una prioridad de la estrategia del próximo gobierno respecto de América Latina, las tendencias políticas de "seguridad" y "democracia" de Bush y Obama probablemente se intensifiquen. La expansión del modelo del Plan Colombia probablemente continúe y posiblemente incorpore nuevas regiones, tal como la zona de la triple frontera de América del Sur, descrita hace tiempo por las agencias de inteligencia de Estados Unidos como un terreno maduro para el terrorismo. Si el candidato a secretario de Estado, Rex Tillerson, se opone a esta militarización desenfrenada de la política de seguridad regional, se encontrará con la rigurosa resistencia de dos fuentes: la burocracia del Departamento de Estado, que en sí mismo se ha vuelto cada vez más militarizado (particularmente su Agencia de Asuntos Internacionales sobre Narcóticos y Aplicación de la Ley, que cuenta con grandes recursos) y el complejo militar industrial, que estará representado en los más altos niveles del próximo gobierno.
Además, se puede esperar que el gobierno de Trump construya sobre la base de la "victoria" de Obama con América Latina y persiga de forma agresiva la hegemonía política de Estados Unidos en la región. Apoyar los esfuerzos para desestabilizar y aislar aún más a Venezuela probablemente esté primero en la lista de prioridades, así como también debilitar otros gobiernos de izquierda a través de los métodos descritos en los cables filtrados y otros métodos más clandestinos, de los cuales el general Flynn, con vasta experiencia en el mundo de las operaciones encubiertas, es un experto. No queda claro aún si Trump revertirá los intentos de apertura de Obama con Cuba (que tendría el rechazo de sectores de la comunidad empresarial de Estados Unidos, que sin duda son escuchados por Trump), pero probablemente despliegue más recursos de la caja de herramientas de "promoción de la democracia" con el fin de debilitar al gobierno de Cuba.
Sin embargo, existen grandes obstáculos que podrían hacer descarrilar esta agenda. Sin duda, como señaló Correa, el estilo "primario" y ofensivo del futuro presidente y su equipo generarán una nueva animadversión hacia el gobierno de Estados Unidos y le otorgará a la población latinoamericana una motivación renovada para seguir un camino independiente.
Otros factores podrían desempeñar un papel incluso mayor en el distanciamiento de Estados Unidos de la región. Si Trump cumple con su promesa de renegociar los acuerdos comerciales e imponer aranceles sobre varios productos que compiten con la industria nacional, hará más que los presidentes Chávez, Lula y Kirchner lograron hacer para socavar la agenda comercial promovida por Bush y Obama en América Latina. Por supuesto, si Trump seguirá este plan o no es una pregunta incierta (como tantas otras de sus promesas electorales). Si bien su candidato a secretario de Comercio, Wilbur Ross, ha defendido algunas posiciones proteccionistas, Trump enfrentará la oposición acérrima de la mayor parte de la elite empresarial estadounidense, como por ejemplo varios integrantes de su propio gabinete y otros republicanos poderosos en el Congreso, ante las mayores restricciones al comercio (excepto aquellas que fortalezcan las patentes y derechos de autor).
Posiblemente, el mayor factor que frustraría los esfuerzos de Estados Unidos para reafirmar su hegemonía regional es China. El aumento extraordinario de las inversiones, comercio y préstamos chinos en la región ya contribuyó en gran medida en limitar el potenciamiento económico y financiero de Estados Unidos en muchos países latinoamericanos. El comercio entre China y América Latina creció de alrededor de 13 mil millones de dólares en el año 2000 a 262 mil millones en 2013, convirtiendo a China en el segundo mayor mercado exportador de la región. Las inversiones chinas, si bien no siempre son positivas desde un punto de vista ambiental o social, vienen en gran medida sin condiciones políticas nacionales, contrario a muchos de los préstamos y proyectos de inversión apoyados por Estados Unidos. En suma, la expansión económica de China en la región ha significado un impulso para los gobiernos de izquierda de América Latina, proporcionándoles un espacio para aprobar políticas audaces y progresistas que han ayudado a sacar a decenas de millones de personas de la pobreza. De 2002 a 2014, la pobreza en América Latina cayó del 44 al 28 por ciento, luego de haber aumentado por un período de 22 años.
Con la reciente ralentización económica de China, la demanda china de mercancías latinoamericanas se ha reducido, lo que ha tenido un impacto negativo en varias economías latinoamericanas. Pero China parece estar extendiendo su influencia económica y política de forma más asertiva en la región. El colapso del Acuerdo de Asociación Transpacífico de Obama, que incluía a varias grandes economías latinoamericanas, ha creado un nuevo espacio para el comercio y la inversión china en la región, tal como dejó en claro el presidente chino Xi Jinping durante un viaje realizado a fines de noviembre a Chile, Ecuador y Perú.
Además, China sabe que pronto tendrá que lidiar con un gobierno estadunidense impredecible y posiblemente más hostil, que ya ha señalado su intención de contrarrestar la influencia de China en Asia oriental. Como muestra el reciente llamado de Xi a favor de una "nueva era de las relaciones con América Latina", el gobierno chino parece reconocer que tiene un interés geoestratégico en expandir adicionalmente las relaciones comerciales y diplomáticas en el "patio trasero" proverbial de Estados Unidos.
Por lo tanto, si bien el gobierno de Trump podría intentar reforzar el control de Estados Unidos en la región, la población latinoamericana debería de todas maneras ser capaz de contrarrestar la hegemonía estadounidense y lograr su propia versión local de una agenda de prosperidad, democracia y seguridad.
- Alexander Main es un asociado principal de política internacional del Centro para la Investigación Económica y Política (Center for Economic and Policy Research, CEPR) en Washington, D.C.
Una versión de este artículo fue publicada por Le Monde diplomatique en español en enero de 2017. Una versión de este artículo fue publicada en inglés por Jacobin el 13 de enero de 2017.